Cuando todas las miradas se dirigían hacia Vodafone y su inminente HTC Magic, Movistar saca su particular cortina de humo para hacer sombra al sucesor del móvil que ofrece. Movistar tendrá en exclusiva el HTC G1, codename Dream, mientras que Vodafone tendrá el HTC G2, codename Magic.

El teléfono que ofrece Movistar es el primer Google Phone, todo un éxito de ventas en los Estados Unidos, que a partir de la semana que viene se podrá disfrutar para altas, portabilidades, migraciones y puntos del operador móvil de Telefónica.

Desde un punto de vista técnico, tanto el HTC Dream como el Magic son exactamente iguales a excepción del teclado qwerty que implementa el modelo de Movistar frente al modelo de Vodafone. Las características implementadas son una pantalla multitáctil, cámara de 3’2 megapixels con autoenfoque, bluetooth, WIFI, 3G, y todo ello acompañado de un procesador a 528 Mhz y 192 megas de RAM que hacen que el teléfono vuele por sus menús cual iPhone.

El diseño de formas redondeadas y su pantalla deslizable para dar paso al teclado extendido interno qwerty completan una fórmula de diseño extraño y funcionalidad excelsa. La batería es el punto débil del modelo de Movistar frente al de Vodafone, unos 500mAh son los responsables. Evidentemente, la forma más económica de obtener el teléfono será contratando tarifa de datos, que en esta ocasión parte desde los 10€ en lugar de los 15 obligatorios, de partida, del iPhone.

Eso unido a la tarifa de voz que parte desde los 9€ darán lugar a combinaciones de precios que se extienden desde la gratuidad de un plan 90 con datos de 15€ a los 199€ de un plan con consumo de 9€ mensuales. Los tramos de puntos para clientes actuales de Movistar aún no se conocen, pero con total seguridad serán precios más elevados, siguiendo la política de las operadoras de buscar portabilidades para robar clientes a sus competidoras, en lugar de fidelizar adecuadamente a los que ya tienen.

El HTC Dream, equipado con Android, es el primer móvil que propone la fórmula del software libre en la telefonía, libre de las licencias por distribuir aplicaciones como Symbian o Apple con su Apple Store. Al estar basado en Linux, la programación no es nada complicada y puede convertirse gracias a los usuarios altruistas en una robusta plataforma móvil con aplicaciones variopintas de todo tipo. La semana que viene, más.


Etiquetas: