La velocidad máxima que hoy en día tenemos por medio de la tecnología HSDPA es de 7.2 Mbps. Aunque para un teléfono móvil es más que suficiente, el problema radica en que conseguir esas cifras es bastante complicado, pues se tienen que dar muchas circunstancias.

En la actualidad las cifras en descarga son bastante parejas con la mayoría de líneas ADSL actuales, pero en las cifras de subida es donde notamos diferencias. La tecnología HSPA+ que ha mostrado Vodafone en el WMC de Barcelona será una de las evoluciones que veremos pronto, que irá seguido por el siguiente paso, el LTE, aunque esta segunda no se espera de forma comercial hasta el 2012.

Con HSPA+ se podrán conseguir de forma real picos de descarga de hasta 16 Mbps o de 21 Mbps en caso de ser HSPA+ MIMO. La subida de datos será de hasta 2 Mbps y en zonas concretas, incluso de 5.7 Mbps.

Esas cifras de subida son relevantes para los usos que se les dará a los teléfonos, con aplicaciones sociales y servicios que nos dejan descargar casi tanto como subir, y dónde el usuario ocupa una posición totalmente activa. Claro, la siguiente pregunta que nos viene a la mente es: ¿Cuándo nos llegará esta mejora de la red 3G actual?

No sabemos datos de otras compañías, pero en el caso de Vodafone, que es la que ha anunciado estas mejoras en el WMC, se espera que para el verano llegue la tecnología HSPA+ 64QAM que al aumento de velocidad añade mejor cobertura en zonas suburbanas y rurales.

Tal vez, con estos movimientos se busque que la red 3G sea realmente eficiente no solo en centros urbanos importantes.


Etiquetas: