El Ministerio de Industria ha aprobado la normativa que permite a los abonados utilizar el teléfono móvil en los aviones. De esta manera, hoy ha entrado en vigor la orden ministerial por la que se regula el servicio de comunicaciones móviles a bordo de aeronaves en vuelo, identificado por las siglas MCA (Mobile Communication on Aircraft, en inglés), que supone la regulación general para la prestación de este servicio, tal y como establecía una directiva europea.

Cómo es lógico, durante el despegue y el aterrizaje de la aeronave no será posible hacerlo, pues durante esas operaciones todos los aparatos electrónicos deben permanecer apagados.

Pero el resto del tiempo, mientras el avión está situado a más de 3.000 metros de altura, los pasajeros podrán realizar llamadas a través de sus terminales móviles, con lo que se acabará la paz tan deseada por muchos.

Para que sean posibles esa llamadas, los aviones disponen de MCA, que para que lo entendamos se trata de un servicio de prestaciones similares a los de telefonía móvil de segunda generación (GSM), que está disponible a bordo de aeronaves en vuelo a alturas superiores a los 3.000 metros sobre el suelo.

Este servicio podrá ser utilizado por los pasajeros abonados a un operador de comunicaciones móviles con el que el operador prestador del servicio MCA haya suscrito un acuerdo de itinerancia.

En otras palabras, podremos utilizar nuestros propios terminales móviles durante el vuelo con las mismas prestaciones que ofrecen las redes terrestres con tecnología GSM.

Sin embargo, la posibilidad de hacer llamadas y enviar mensajes sms en pleno vuelo no será inmediata, pues antes es necesario que los operadores de servicios MCA (como las empresas Onair y Air Mobile) lleguen a acuerdos con las aerolíneas y, luego, firmar acuerdos de itinerancia (roaming) con las operadoras de telefonía móvil tradicionales, como Movistar, Vodafone y Orange, que serán las que cargaran los gastos del servicio a sus respectivos clientes.


Etiquetas: ,