La época más mágica del año, y probablemente la más fotogénica. Las fiestas de Navidad ya están aquí y las calles se llenan de bombillas y gente, y las casas se llenan de familia y sonrisas. Así que no hay que desaprovechar la oportunidad para sacar nuestra cámara y captar esos momentos tan especiales, y si son compartidos con nuestros amigos mucho mejor. Aquí te traemos los mejores consejos para que tus fotos de Instagram triunfen más que nunca.

Aprovecha las luces de la calle

Son sin duda el mayor atractivo fotográfico que podemos encontrar. Todas las calles se engalanan de luces de colores que nos permitirán hacer fotos donde antes no se podía y hacer fotos que antes no se podían. Y, por supuesto, no olvides conseguir bonito bokeh poniendo a tu modelo en primer plano y con luces de navidad al fondo, lo que creará grandes círculos de luz a su alrededor. Muchos móviles de última generación tienen este efecto.

Ilumina con luces led

Se las pones al árbol todos los años y llena de alegría la casa, ¿pero y si en vez de al árbol se la pones a tu modelo favorito? Estas pequeñas luces no quemarán si son de leds, pueden ir a pilas para llevarlas a cualquier lado y crean una atmósfera calidad, manejable y que puedes poner en distintos planos para que guíe la mirada y llene de puntos de luz una imagen mágica.

 

Capta la emoción de los regalos

No hay nada para dotar de magia a una foto como una enorme sonrisa y ojos llenos de ilusión. Y en esta época, tenemos mucho de eso. Así que, como podemos saber con bastante precisión cuándo los niños y adultos a nuestro alrededor van a abrir sus regalo, intentaremos estar preparados para tomar la foto en el momento justo. Para ello, y dado que lo normal es que tengan reacciones rápidas, tendremos que configurar una velocidad relativamente alta para nuestra foto. Alrededor de 1/100s estará bien para un adulto, y quizás un niño, al tener reacciones menos controladas, requiera 1/200s.

 

En las cenas familiares, las personas son las protagonistas…

Ese maravilloso momento en el que toda la familia se reúne alrededor de la mesa para comer juntos es un instante que seguro que queremos mantener para siempre en forma de imagen. Pero lo que queremos recordar para toda la vida no son los regalos, ni el árbol, ni el plato de comida; lo que realmente queremos recordar por siempre son nuestros amigos y familia, sus sonrisas, sus conversaciones y su cariño. Eso es lo que deberíamos intentar plasmar en nuestras imágenes y compartir para que todo el mundo se empape de ese mismo espíritu.

…pero si vas a hacer fotos de emplatados, ¡busca la geometría!

Como en estas cenas la presentación cobra un especial valor, preparando ricos platos y utilizando la vajilla para las ocasiones especiales, hay veces que no podemos resistirnos a hacer una foto a la mesa. Pero si es el caso, no te quedes en una foto cualquiera. Prepara la foto, enciende las luces para que haya buena luz, quita los elementos que estorben más que aportar valor a la foto, y coloca platos y cubiertos de forma armoniosa y geométrica. Convierte tu foto de la mesa en una obra de arte que todo el mundo quiera ver.

Una publicación compartida por FOOD_ANA (@food_ana_) el

Desenfoca lo que no interesa

Siempre hay un protagonista en nuestras fotos, sea una persona, grupo de personas y objeto. Pero a veces hay un elemento suelto por la foto que le intenta robar el protagonismo y llama demasiado la atención. Pero ya no es problema, porque muchos de los móviles actuales tienen la opción de simular poca profundidad de campo, es decir, de simular que sólo hay un elemento enfocado y que lo que hay detrás está desenfocado. Así, harán que sólo aparezca nítido nuestro protagonista y lo demás aparezca desenfocado.

Acércate a los mercados navideños

Si de por sí los mercados son lugares muy interesantes para hacer fotos, los que se montan en Navidad en las plazas y calles peatonales lo son aún más. Estos lugares llenos de música, luces, puestos de castañas, belenes vivientes y familias haciendo compras son el lugar perfecto para hacer una foto que recoja el espíritu navideño. Colócate en un sitio donde puedas tener un buen ángulo, donde no pase mucha gente pero tú sí puedas ver a la gente, y prepara tu cámara para hacer la foto en el momento justo. ¡Y no te olvides el primer consejo, utiliza las luces de la calle!

Si hay mucha nieve, aumenta un poco la exposición

Si lo que estamos haciendo es una foto a un paisaje nevado, el color blanco ocupará una gran parte de nuestra imagen. Pero esta estampa tan navideña puede engañar al exposímetro de nuestra cámara si estamos haciendo la foto en automático, ya que éste intentará sacar un tono de gris medio, y hará que el blanco de la nieve salga gris, quedando toda nuestra foto más oscura de lo debido. Para evitarlo, busca en los ajustes manuales de la cámara la “Exposición” o “Compensación de Exposición”, y pon el ajuste en +1. Así, nuestra imagen nevada tendrá el tono blanco que se merece.

En Tecnología de tú a tú| Trucos para convertirte en el fotógrafo oficial de la familia estas navidades (incluso con el móvil)


Etiquetas: , ,