Teléfonos Android hay para todos los gustos: más grandes, más pequeños, con teclado, sin él, para los usuarios más exigentes, para los que buscan un terminal más asequible…  Mucho donde elegir, donde todos los fabricantes intentan atraer a los consumidores con todo tipo de ofertas. Sin embargo, dentro de ese amalgama en apariencia caótica existe un líder, un referente que marca el camino a seguir, especialmente en lo que se refiere a las actualizaciones de Android.

Desde hace un par de años responsables del sistema operativo decidieron ir más allá y no limitarse a distribuir el software. Fue en 2010 cuando surgió la idea de un teléfono diseñado por Google, un terminal puntero que permitiera disfrutar a los usuarios de la experiencia Android tal cual. De esa idea surgió la familia Nexus. Una saga que va por su tercer teléfono, el protagonista de hoy: Galaxy Nexus.

Galaxy Nexus nace bajo la misa concepción que los anteriores Nexus. Un sistema con un hardware puntero que permita disfrutar de Android sin modificaciones de ningún tipo. Además, siempre son los abanderados de una nueva versión del sistema operativo. En este caso, el Galaxy Nexus es el primer teléfono del mercado en recibir Ice Cream Sandwich, una actualización que introduce novedades muy interesantes así como un lavado de cara en la interfaz y los menús. Hecha esta introducción, hablemos del teléfono en sí.

Galaxy Nexus, procesador potente y una pantalla espectacular

Fabricado por Samsung, Galaxy Nexus es un terminal de gama alta que trata de tú a tú a otros titanes como el Motorola RAZR o el HTC Sensation. Lo que más destaca a simple vista es su diseño. Aunque ya nos hemos acostumbrado al formato rectangular y cada vez más delgado, los coreanos han sabido darle una vuelta de tuerca al acabado. El resultado de ello son unas ligeras curvas que hacen que el teléfono sea más ergonómico y que la luz se refleje menos en la pantalla, algo ideal para los días soleados.

En su interior, nos encontramos un procesador de doble núcleo a 1,2 GHz. A priori puede parecer poca potencia si tenemos en cuenta otros terminales similares. Todo lo contrario, es un terminal ágil y muy potente. No en vano es el teléfono referente en esta nueva versión por lo que la optimización del software es perfecta. Además, con 1GB de RAM tendremos memoria más que suficiente para gestionar todos los procesos y aplicaciones que usemos.

Al lado del procesador nos encontramos con una batería de 1.750 mAh, una cantidad bastante respetable y que nos proporciona una autonomía más que buena. Además, gracias a la tecnología AMOLED de la pantalla, de la que hablaremos a continuación, el consumo se energía es más eficiente por lo que si lo usamos de forma intensa nos debería aguantar un día sin muchos problemas.

Por fuera, nos encontramos con una espectacular pantalla de 4,65 pulgadas y tecnología Super AMOLED. Los coreanos han demostrado anteriormente que saben hacer pantallas espectaculares y la del Galaxy Nexus no es una excepción. Nos encontramos con una resolución de 1280×720 píxeles (más elevada que la mayoría de los teléfonos del mercado) y una resolución de 316 píxeles por pulgada. De este modo, podremos leer textos con mucha nitidez así como disfrutar de nuestras fotografías con una calidad excepcional.

La cámara, disparos a toda velocidad y grabación en alta definición

Si miramos la ficha técnica del Galaxy Nexus vemos que hay un dato que nos puede extrañar: cámara de 5 megapíxeles. A priori se antoja una cantidad algo escasa, especialmente si tenemos en cuenta que la tendencia del mercado es de 8 hacia arriba. Sin embargo, en cuanto hacemos unas pocas fotos vemos que, aunque tienen menos millones de píxeles la calidad de las fotos es bastante buena.

Además, gracias al procesador integrado podemos hacer fotografías con muy poco retardo. De este modo, podemos captar los mejores momentos sin preocuparnos del movimiento. Si nos gusta hacer panorámicas, podremos realizarlas de forma muy sencilla con el nuevo modo que incluye la aplicación de la cámara. En lo que respecta a la grabación de vídeo no se queda atrás: alta definición en progresivo (1080p).

Ice Cream Sandwich y Google Beam, porque el software también es importante

Como ya hemos mencionado a lo largo del artículo, Galaxy Nexus estrena una nueva versión del sistema operativo Android: Ice Cream Sandwich. Lo que más destaca según encendemos el teléfono es su interfaz. Google va aprendiendo de sus anteriores creadores y nos trae una interfaz y unos menús diseñados con muy buen gusto, y sobre todo funcionales, moverse por las diferentes aplicaciones es más sencillo que nunca.

Además, nos encontramos con aplicaciones nuevas muy interesantes. Entre ellas: la posibilidad de desbloquear el teléfono utilizando nuestra cara: cuando estemos delante del teléfono sólo tenemos que sonreír y el Galaxy Nexus nos reconocerá al momento. Otra aplicación muy interesante, y que dentro de poco irá cogiendo más relevancia, es el NFC. Bajo esas siglas nos encontramos con Near Field Communication, o lo que es lo mismo: comunicaciones de corto alcance que nos permite enviar datos de forma inalámbrica. Gracias a la aplicación Google Beam, podemos utilizar el NFC para enviar archivos de un Galaxy Nexus a otro simplemente acercándolos, sin necesidad de hacer configuraciones de ningún tipo.

Para concluir, si estás buscando un Android potente, que te permita disfrutar de las últimas novedades y además del hardware más potente, Galaxy Nexus es una opción a tener muy en cuenta.


Etiquetas: