Aunque en nuestro país todo son conjeturas sobre la fecha de llegada del nuevo buque insignia de la telefonía móvil de Samsung, el Gálaxy S2 ha salido por fin a la venta en Corea del Sur, lugar donde se produce el noventa por ciento de sus piezas, y primero de la lista en los más de un centenar de países en los que se distribuirá en los próximos meses. El nuevo gadget de la firma coreana tiene la difícil tarea de superar los registros de su predecesor, el Samsung Galaxy S, que superó los diez millones de unidades vendidas durante el pasado año, convirtiéndose en uno de los smartphones de gama alta más populares del mercado. El Samsung Galaxy S2 estará disponible en ciento veinte países con más de un centenar de operadoras distintas, y se pretende plantar batalla a los teléfonos de gama alta como el iPhone o los últimos terminales de HTC. Para ello han creado un teléfono potente que aprovecha la experiencia del primer modelo de la gama Galaxy. Ente todas las características exclusivas, destaca por contar con la tecnología NFC como principal atractivo, los usuarios podrán realizar pequeños pagos cotidianos con sus teléfonos móviles a través de la citada conexión inalámbrica NFC, acrónimo de Near Field Communication, un sistema de pagos que podría ser el futuro y el nuevo modelo de Samsung es uno de los primeros en integrarlo. La rapidez en el proceso de aplicaciones está asegurada, ya que el teléfono cuenta con un procesador Nvidia Tegra II. La pantalla es otro de los atractivos de este terminal, ya que sus 4,2 pulgadas Super AMOLED+ permitirá a los usuarios una gran experiencia multimedia con todo realismo. El precio del teléfono rondará los seiscientos euros, y como suele pasar en este tipo de lanzamientos, dependerá en función de la compañía y las tarifas que se contraten. Sin duda un teléfono que ha despertado enormes expectativas.