A una estudiante neozelandesa le han diagnosticado el síndrome del pulgar.

Sí, estás leyéndolo bien. Según cuenta en el diario australiano Brisbane Times, la chica escribía unos 100 mensajes de texto al día desde su teléfono móvil.

Tiene una inflamación en los tendones en el dedo provocado por una contracción constante al escribir SMS.

Por lo visto es el primer caso que se produce en Nueva Zelanda, lo cual no es muy difícil porque sólo se han registrado dos casos más en el mundo, una niña de Singapur y otra adolescente australiana.

Es una de esas noticias increíbles que sobre todo nos llama, no por la dolencia en sí, si no por el hecho de que escribiese más de 100 SMS al día! ¿Qué puede querer contar alguien que sólo escribe mensajes de texto durante todo el día?


Etiquetas: