El Nexus S, el segundo smartphone de Google, traiciona a HTC y se alía con Samsung, confiando que el éxito del Galaxy S le ayude a trinufar un mercado vital para sus intereses como es Estados Unidos.

Con un diseño similar al Galaxy S e incluso el primer teléfono de Google, si nos fijamos detenidamente en las fotos del Nexus S, la curvatura de la pantalla es lo que más nos llama la atención. Como punto ergonómico nos parece más que correcto, pero nos quedan dudas sobre su funcionamiento.

Entre todas las características del Nexus S llama la atención la tecnología NFC que permitirá popularizar el pago directo usando el teléfono móvil como monedero virtual.

Las dimensiones del Google Nexus S son de 63mm x 123.9mm x 10.88mm para un peso de 129 gramos, todo en la media de los smartphones actuales. Sí que hay una novedad en el procesador, que es un modelo con nombre en clave Hummingbird y que trabaja a 1 Ghz sobre la base del Cortex A8. No es por lo tanto un procesador de doble núcleo como se esperaba, pero parece que no le hará falta de momento, pues en el apartado gráfico promete un rendimiento muy superior al de los Snapdragon actuales.

Para la memoria, Samsung y Google han optado por darle memoria flash de 16 GB sin ninguna posibilidad de ampliación física, lo cual se antoja una limitación considerable.

En cuanto a la conectividad, es un terminal HSDPA a 7.2 Mbps (HSUPA a 5.76 Mbps), con WiFi de tipo n, bluetooth 2.1, A-GPS y puerto microUSB para la recarga y paso de datos del teléfono. Completan sus características menos buscadas el giroscopio, el acelerómetro, la brújula y los sensores de proximidad y luminosidad.

De las características básicas de este Nexus S nos queda repasar la batería, de 1.500 mAh, prometiendo Google que nos aguantará hasta 6.7 horas a máximo rendimiento usando redes 3G.

El punto fuerte es la pantalla de 4 pulgadas y resolución de 480×800 píxeles con tecnología SuperAMOLED. Es sin duda la tecnología llamada a competir con la referencia que ha marcado la pantalla Retina Display del iPhone 4. Evidentemente, es táctil y de tipo capacitivo, con posibilidades multitáctiles y respuesta háptica.

En cuanto a la cámara, es de 5 megapíxeles y cuenta con flash LED y autoenfoque. Una pega es que no hayan optado por grabación en lata definición, y se quede con solo 720×480 píxeles. Se incluye una segunda cámara situada en el frontal para las videollamadas, a lo que ayudará también el micrófono con reducción de ruido por software.

Aunque sobre el papel, el Nexus S es un teléfono completo, no podemos olvidarnos de que es el teléfono con el que Google se enfrentará a un año clave en la telefonía móvil. Y desde esa perspectiva, que un teléfono casi idéntico al Galaxy S, que ya tiene unos meses, no ofrezca mayores novedades que apenas la inclusión de la tecnología NFC y la nueva versión 2.3 de Android, es al menos peligroso, pues aunque el diseño sea muy bueno y de características técnicas vaya sobrado, no sabemos si le bastará para convertirse en terminal de referencia frente a las novedades y características superiores que plantearán el resto de marcas.

Aunque en España no hay datos oficiales de la llegada del Nexus S, lo tendremos muy pronto. Desde el 20 de diciembre se venderá libre en Reino Unido por unos 450 euros. Unos días antes se podrá adquirir en EEUU tambien libre o subvencionado por la operadora T-Mobile, con la que el precio del Nexus S será de 199 dólares.