Un estudio del Observatorio de tendencias de Nokia ha revelado unos interesantes y curiosos resultados relacionados con los jóvenes y la tecnología.

La primera conclusión afirma que los jóvenes vivimos rodeados de tecnología y que apenas hay diferencias entre sexos respecto a los objetos que poseemos, la segunda es que escuchamos una media de unas 23 horas de música a la semana y la tercera que percibimos el móvil como un elemento de autoimagen, sólo superado por la ropa y por el peinado.

Vamos poco a poco:
¿Vivimos rodeados de tecnología? Sí, el 100% cuenta con teléfono móvil, un 95% con ordenador propio, un 84% con cámara digital, un 77% con equipo de música, un 73% con Mp3, un 69% con Internet de alta velocidad, un con 67% coche o moto propia, un 62 % con videoconsola, un con 57% webcam y un 42% con televisión plana o de plasma.

Además no hay diferencia entre chicos y chicas, sólo que a los hombres nos gusta estar más informados sobre las novedades tecnológicas y tener los últimos productos, y que ellas valoran más el diseño que la innovación (pero no renuncian a tener cámara y Bluetooth en el móvil).

23 horas de música a la semana: la música es más importante que el deporte, salir de marcha, la política o la religión. Eso sí, detrás de familia y amigos. Entre los 19 y 24 años dedicamos unas 4 horas diarias a escuchar música, pero a partir de los 30 años sólo 19 horas.

El móvil es un elemento de autoimagen. Las conclusiones anteriores son bastante evidentes y predecibles, a casi todos nos gusta la música (a unos más que otros), y la tecnología nos rodea. Lo que nunca hubiera imaginado es que fuese nuestro tercer elemento de autoimagen, después de la ropa y el peinado.

El estudio de Nokia (no me lo he sacado de la manga) indica que según el móvil que tengamos creemos que damos una imagen u otra, es decir, nos juzgamos por el móvil. La ropa ha sido de toda la vida la forma de proyectarnos, algo lógico y común; ignoraba lo del peinado (porque debe ser que yo particularmente no le doy excesiva importancia), pero lo que nunca hubiera dicho es que nuestro siguiente elemento de autoimagen fuera el móvil. Los siguiente es el coche o moto, la cartera o bolso, el portátil, el Mp3, el reloj y la agenda.

Viste bien, tiene un buen peinado… uff, pero su móvil no tiene Bluetooth, no me gusta.


Etiquetas: