El HTC G1, Google Phone o HTC Dream (nombre originario) es el primer terminal con Android en el mercado global de terminales GSM/3G. Tras el Omnia, HTC Diamond, iPhone, HTC Touch, Sonyericsson Xperia, BlackBerry Storm desde luego no se puede decir que falte diversidad en este sector.

El pasado 2008 ya llego a EEUU con un éxito similar al del iPhone gracias al apoyo de las operadoras estadounidenses que lo ofrecían incluso a coste cero según la tarifa contratada. Como se prometió en aquel entonces, a primeros de 2009 ha llegado a España de la mano de Movistar y con una fórmula similar a la del iPhone, cuanto más se consuma, menos costará su adquisición.

Recordar algunas de las características de este suculento, y de diseño peculiar, terminal. Siguiendo las casi características estandarizadas de los terminales táctiles de gama alta, goza de una pantalla de 320×480 pixels, cámara de 3’2 Megapixels con autofocus, Bluetooth, GPS, WiFi y sistema operativo Android. Android es la mayor esperanza de la comunidad móvil para evitar sistemas operativos de código privado. El kit de desarrollo de Android es libre para quien quiera realizar aplicaciones sin restricciones de licencias, como Symbian, o de tiendas online, como la AppleStore.

Windows inexplicablemente sigue haciéndose de rogar con su versión de Windows 7 con Explorer 6, por lo que está apartándose de esta carrera a un ritmo vertiginoso. Movistar ofrecerá este terminal en rangos de precios siempre inferiores a 199€ al contratar tarifas de datos de 10 o 15€ mensuales y consumos mínimos a partir de 9€ en llamadas.

Saliendo siempre más rentable venir de otro operador para conseguirlo que pertenecer ya a Movistar, este cuidado de fidelidad de clientes es un detalle francamente inconcebible para los clientes más fieles y antiguos de la compañía azul, pero al que se está acostumbrando de mala manera y forma habitual.


Etiquetas: