Publica hoy Reuters que un hombre podría haber muerto por culpa de su teléfono móvil. Según parece a un minero de 33 años de Corea del Sur le estalló el teléfono que llevaba en el bolsillo izquierdo de la camisa, provocándole la muerte.

Un compañero suyo se lo encontró tumbado con un teléfono móvil ardiendo pegado al pecho. En el Hospital Nacional Universitario Chungbuk, a unos 100 kilómetros de Seul encontraron que tenía quemaduras en el pecho, costillas fracturadas y una hemorragia interna.

El médico que lo examinó afirmó que no se le ocurría otra causa de muerte “que la explosión de su teléfono móvil” y en este momento la policía está barajando como posible causa un fallo en la batería del teléfono. De momento se conocen las causas definitivas.

No es la primera vez que explota un móvil, y aunque es algo que raras veces ocurre, quizá sea mejor no llevarlo pegado al cuerpo… nunca se sabe!


Etiquetas: