La navegación por Internet de calidad a través del móvil se está convirtiendo en algo cada vez más común, a lo cual están contribuyendo las compañías telefónicas, que van lanzando al mercado nuevos modelos con la opción de navegar mediante 3G o incluso WiFi, dejando atrás aquella decepcionante tecnología WAP, que fue un rotundo fracaso.

Sin embargo, el formato de páginas web para móvil tiene que ser necesariamente más ligero, dado que las terminales no soportan tanto flujo de datos como lo pueda hacer un ordenador. Así las páginas para móviles suelen pesar entre 5 y 50 veces menos que las normales. Que este peso sea mayor o menor muchas veces puede depender de ti.

Para “aligerar” las webs para móviles hay varias opciones. En primer lugar, como decimos muchas páginas suelen recoger una versión específica preparada para móviles, pero no todas. Si ocurre esto siempre podemos recurrir a los llamados adelgazadores de webs. Se trata de servicios que adaptan una página normal al visionado para celulares, filtrando elementos superfluos y reorganizando el resto. Nosotros te recomendamos para ello que utilices el Skweezer.

Además puedes acceder a páginas “adelgazadas” gracias a otro funcional servicio de Google. En el enlace http://www.google.com/xhtml puedes restringir tu búsqueda a estas webs para móvil de las que te hablamos. Lo bueno de este “mini” buscador es que en el caso de que haya páginas que no tengan su versión móvil el propio Google te las reconvierte, para que al menos puedas ver que hay en dicha web.

Por último, otra forma de reducir el flujo de datos y, por lo tanto, conseguir moverte más rápido en la red con tu terminal es la opción de navegar sin imágenes. La mayor parte de navegadores móviles te dan la posibilidad de hacer esto, eliminando así el visionado de los elementos gráficos de las páginas, que suelen ser los más pesados.

Información cortesía de:


Etiquetas: , , ,