Nuevo invento para conductores incautos que utilizan el móvil mientras conducen.

Se trata de un dispositivo que se instala bajo el salpicadero del coche para que no se pueda acceder cómodamente a él, ni pueda desconectarse. Cuando detecta una señal de móvil que está siendo utilizada para mandar un mensaje de texto o para hablar comienza a emitir un molesto y desagradable pitido que no para hasta que no se apaga el teléfono. De hecho es tan alto y estridente que no te permitirá ni siquiera escuchar la radio aunque esté a un volumen muy alto.

El CellCoach incluye un adaptador para cualquier tipo de coche, unas claves para el control de los padres y unas pegatinas para pegarlas en las ventanas del coche que nos recuerdan que no tenemos que hablar por el móvil mientras conducimos.

No dudo todas las iniciativas para acabar con los accidentes en carretera, sobre todo los causados por hablar por el móvil mientras se conduce, son buenas… pero se me ocurren miles de formas mejores y menos ruidosas que esta para que la gente no hable por el móvil si está al volante, ya que no permite que hables ni tú ni tus acompañantes… [apaga el teléfono, por ejemplo].

 


Etiquetas: ,