Con motivo de las vacaciones navideñas y entre los regalos típicos de esa época del año, seguro que sois muchos los que acabasteis encontrándonos con un nuevo smartphone bajo el árbol. Un presente muy socorrido pero también muy útil cuya puesta a punto requiere de algunos pasos.

Sí, porque a pesar de que se lleva a cabo para renovarse y disfrutar de las características de uno mejor, lo cierto es que el cambio de móvil puede llevar aparejados inconvenientes como la pérdida de datos, fotografías y otros si no lo hacemos de la forma apropiada. Un proceso en ocasiones engorroso que hoy tratamos de ponerte más fácil.

Haz una copia de seguridad

security-265130_1920
Para empezar, lo primero que tendrás que hacer antes de empezar con el volcado de datos es llevar a cabo una copia de seguridad. Algo que no tiene demasiado misterio pero que deberás saber dónde encontrar. En Android, por ejemplo, podrás hacerla fácilmente entrando en los ajustes del teléfono, en “general”, “cuentas y seguridad”, y “copia de seguridad”.

En esta zona verás varias opciones, desde una convencional para copiarlos en los servidores de Google hasta otra para establecer una cuenta de respaldo que los almacene. También puedes usar programas específicos como Titanium, Helium, o GCloud si no quieres hacerlo de esta manera.

macos

En iOS, por su parte, es posible emplear iCloud e iTunes para obtener esta copia. En caso de decantarte por la primera opción, acude al apartado de configuración, “iCloud” y asegúrate de que la opción de respaldo se encuentra activada. Toca “realizar respaldo ahora” y permanece conectado a la WiFi hasta que el sistema acabe. En cuanto a iTunes, ábrelo y conecta el dispositivo al ordenador. A continuación, selecciona el iPhone cuando aparezca, pincha en “realizar respaldo ahora” y, listo.

Sincroniza los contactos

contactos

Puesto que la finalidad inicial de un teléfono móvil era la de permitirnos hacer llamadas y comunicarnos con nuestros contactos, seguiremos con la sincronización de los mismos. En caso de que los tuvieras en la SIM, solo tendrás que colocarla en el nuevo smartphone. Sin embargo, no resulta recomendable seguir almacenándolos únicamente en este espacio, sino que deberías de sincronizarlos con tu cuenta de Google para no tener que ir con tanto cuidado.

Ahora bien, para hacerlo con éxito tendrías haber establecido previamente que los contactos de tu viejo móvil se guardasen de esta manera. En caso contrario, no los verás aparecer por arte de magia. Lo mejor será comprobarlo entrando en la Agenda y seleccionando “importar/exportar” donde es posible elegir dónde guardarlos (en el teléfono, la SIM o Gmail).

Si estás haciendo el cambio de Android a iOS, este procedimiento creará un archivo .vcf que tendrás que pasar a tu nuevo iPhone. Antes, eso sí, tendrás que abrirte una cuenta en iCloud, acceder a ella, pulsar en “contactos”, “ajustes” y seleccionar la opción de “importar vCard”. En este punto busca el fichero comentado para que todos tus contactos se copien a tu cuenta.

Introduce tu cuenta de Google

google

A colación de lo anterior y con el objetivo de agilizar la labor que te ocupa, introduce tu cuenta de Gmail en tu nuevo dispositivo. Hazlo en “ajustes”, “cuentas y sincronización” y “añadir cuenta”. Selecciona “Google” y rellena las casillas de correo y contraseña.

Será a partir de entonces (y, reiteramos, siempre que hubieras activado esta sincronización en tu anterior dispositivos) podrás empezar a hacerlo en el que estás estrenando. Drive, Googe Photos y similares te ayudarán a lograrlo.

Para los archivos multimedia

imagenes
Lo más habitual es que lo que no quieras perder sean los ficheros multimedia, es decir, desde la música hasta los vídeos y las imágenes. Si los guardabas en tu micro SD tan solo tendrás que introducirla en la ranura correspondiente en tu nuevo teléfono. Otra alternativa es la de pasarlos previamente a un servicio de almacenamiento en la nube como comentábamos en los epígrafes anteriores. Una manera no solo de ahorrar espacio, sino de favorecer el traspaso de datos. También puedes usar el ordenador.

NFC, lo mas sencillo

Por otra parte, la tecnología NFC nos lo pone muy fácil a la hora de pasar los datos. Así, si tu antiguo móvil y el nuevo la integran, bastará con colocar ambos dispositivos espalda con espalda. Al iniciarse el nuevo te aparecerá una opción de “tocar y listo”. Con solo aceptarla empezará la transferencia.

app

Algo muy cómodo que (si careces de este sistema) puedes emular con softwares como CLONEit, una app para migrar los datos de un smartphone a otro de una tacada y sin quebraderos de cabeza. Además, usarla no implica coste alguno, sino que se trata de una herramienta gratuita. Incluso nos deja pasar los contactos, mensajes, el historial de llamadas y más.

Las conversaciones de WhatsApp

whats
La copia de seguridad de WhatsApp, sobre todo si quieres visualizar viejas conversaciones, resulta básica. Afortunadamente y desde la actualización de febrero del año pasado, el sistema permite subir las conversaciones y archivos a Google Drive.

Para activar la función tendrás que entrar en la aplicación y, en el apartado de ajustes, pinchar en “chats y llamadas”, “copia de seguridad” y “guardar”. Momento a partir del cual te aparecerán diferentes opciones como el lugar donde se almacenará, si el guardado solo se producirá cuando estemos conectados a una Wifi, o el contenido que se incluirá en esta selección.

Cuidado en el ordenador

office-620823_1920
Como comentábamos, una posibilidad a la hora de pasar la información es la de utilizar el ordenador para llevar a cabo este proceso, o sea, de volcar los datos del viejo teléfono en él y enviar al nuevo solo aquellos que nos resulten imprescindibles. En este punto cabe mencionar que, al conectar el móvil, verás aparecer una serie de carpetas que, quizás, no te resulten familiares (cada aplicación suele contar con la suya para guardar los datos).

Ten especial precaución con DCIM, Downloads, Pictures, Videos, Music y las correspondientes a herramientas de mensajería instantánea como WhatsApp y Telegram. Y aunque la mayoría parecen muy obvias, cabe comentar que en la primera se guardan las imágenes y vídeos realizados con la cámara de fotos, mientras que en la segunda tiene cabida todo aquello que hayamos descargado.

¡No las borres bajo ninguna circunstancia! Por otra parte y si usas un teléfono Android y un Mac –o similares- es probable que requieras de un programa específico para lograrlo con éxito, aunque no siempre ocurre. Android File Transfer, por ejemplo, puede serte de utilidad, si empleas OSX.

Instala las aplicaciones de tu viejo móvil

Por supuesto, deberás instalar todas aquellas aplicaciones con las que ya contabas en tu viejo teléfono. Aquí recomendamos no restaurarlo hasta que se encuentren presentes en el nuevo. Si cambias de OS, valora el hecho de que es probable que no todas resulten compatibles, aunque siempre encontrarás alternativas similares. Puedes incluso colocarlas en el mimo lugar para que el cambio de interfaz no sea tan “traumático”.

Otra posibilidad es la de enviar las aplicaciones antiguas mediante sistemas específicos como ML Manager, que permite crear una copia de seguridad de las apps y compartirlas –incluso por Bluetoot, WhatsApp y Telegram-. Una prestación que agiliza todo el proceso y una herramienta totalmente gratuita y de código abierto que también dispone de una versión de pago que usa permisos root para incrementar sus funcionalidades.

Otros consejos básicos al hacer el cambio

social-1958769_1920
Más allá de lo comentado, otro de los primeros pasos imprescindibles a la hora del cambio será comprobar si existen actualizaciones del sistema operativo. Ten en cuenta que las nuevas versiones no solo introducen características adicionales sino que palian errores e incrementan la seguridad del terminal. Además y aunque lo estés estrenando tú, lo más probable es que haya sido fabricado hace ya meses; razón de más para hacerlo.

Acabar con las aplicaciones no deseadas, es decir, con las que el fabricante incluye de serie pero que no te interesen, también favorecerá su rendimiento. Desinstala aquellas que no vayas a utilizar ahórrate la incomodidad de un menú sembrado de iconos que ni siquiera tú mismo sabes a qué corresponden. En función del modelo podrás hacerlo de un modo u otro, pero lo que siempre funciona es acudir a los ajustes y aplicaciones para comprobar lo que ocupan y deshabilitar las que no te interesen.

Respecto a tu viejo móvil y en el caso de que vayas a prestárselo a un familiar o similares, también deberías borrar toda tu información personal. Por fortuna, puedes devolver tu teléfono a su estado original o de fábrica de manera muy sencilla desde Android e iOS. En el caso de los primeros, solo tendrás que acceder al menú de ajustes, entrar en “cuentas y seguridad”, “copia de seguridad” y pulsar en “restablecer datos de fábrica”.

El procedimiento en los dispositivos de la firma de la manzana es parecido. Acude a configuración, toca “general”, “restablecer”, “borrar contenido” y “configuración”. Si tenías activado “buscar mi iPhone” deberás introducir tu identidad de Apple y contraseña. En ambos casos y dada la magnitud de esta acción, te aparecerá un mensaje de confirmación para evitar que lo hagas por accidente.

desenlazar

Por otra parte y si lo vas a emplear dentro de la casa, para leer online, navegar mientras ves la tele y, en definitiva, si lo vas a destinar a otros usos pero a mantener encendido, no será necesario borrar las aplicaciones y similares. Sin embargo, lo que sí deberías hacer es desenlazarlo de otros dispositivos con los que se encuentre conectado.

Nos estamos refiriendo a los altavoces inalámbricos, el Chromecast –para no enviar contenidos por accidente, que interfieran con los mandados con el nuevo terminal- pero también a otros como pulseras y relojes inteligentes, cuya información te resultará útil en el nuevo. En todo caso, puedes, sencillamente, cerrar la sesión. Y ojito aquí con WhatsApp, que recomendamos desinstalar por completo. Elimina también las tarjetas de crédito para ahorrarte sorpresas desagradables.

Dicho lo cual, ya te encuentras listo para cambiar de móvil preservando tus datos pero también tu seguridad. Unos consejos y pasos imprescindibles que ahora te resultarán más sencillos, sobre todo porque ya sabes dónde se encuentra cada uno de los apartados. No obstante y a medida que vayas renovando tu terminal, te irás desenvolviendo con más soltura.

Imágenes | Pixabay