Lo primero es intentar conseguir el manual de servicio del teléfono. Un manual de servicio no es más que el manual que siguen los técnicos hardware de nivel uno que se dedican al montaje y desmontaje de móviles para pequeñas reparaciones. Buscando por internet por el modelo de móvil y las palabras “manual de servicio” o “service manual” no será complicado encontrar de forma gratuita el pdf explicativo del orden en el que se debe desmontar y montar cada una de las piezas de nuestro móvil.

En segundo lugar hay que armarse con el mínimo de herramientas a utilizar en el proceso. En el caso de los móviles con un destornillador Torx 6 y una púa o herramienta de plástico afilada que permita hacer palanca para abrir las pestaña que sujetan la carcasa es suficiente. Por si tenemos algún tornillo con rosca algo pasada, es aconsejable tener también un destornillador Torx 7 que tiene el cabezal mayor y permitirá desenroscar los tornillos más conflictivos.

Una vez equipados con los útiles mencionados, sólo falta intentar ser cuidadosos y quitar en primer lugar los tornillos que se sitúan siempre bajo la batería, que nos permitirán según el modelo proseguir con el despiece. Si no tenemos el manual de servicio, antes de levantar cualquier pieza debemos tener extremo cuidado en no dañar los buses de datos que suelen interconectar algunas partes del teléfono, como la pantalla y la placa, las dos partes de los terminales bivalvos e incluso las aperturas deslizantes tan de moda hoy día con sus cables flex en su interior.

Es esencial recordar cómo se ha desmontado para que le proceso de montaje sea exactamente el mismo pero en orden inverso. Además, el proceso de atornillado no debe ser muy apretado, puesto que podríamos agrietear la placa y en consecuencia las pistas del circuito de microondas que compone el móvil.

Una vez montado, revisar que ninguna pieza queda con holgura o que haya botones que no pueden ser pulsados. Cuanto antes se detecten posibles malos montajes, antes tendremos la posibilidad de evitar que los daños sean mayores. En general los teléfono Nokia suelen ser más sencillos de desmontar, de ahí que tengan tantos servicios de reparación in situ frente a sus competidores. Sólo hay que perderle un poco el respeto al desmontaje de móviles, realmente son muy modulares y de piezas encajables y fácilmente sustituibles, por lo que con el cambio de carcasa incluso podremos cambiar piezas como el micro, altavoz, pantalla, etc.


Etiquetas: