ID¦_52V7F001A_-·-_DYJ-150814

Los móviles de gama alta y premium siguen siendo uno de los objetos de deseo del panorama tecnológico. Los terminales “estrella” de los fabricantes son todo un compendio de tecnología concentrada, aunque no están exentos de contrapartidas, y más concretamente, el precio.

Si no podemos o no queremos gastar una cantidad de dinero elevada en nuestro próximo smartphone, tendremos que apuntar algo más abajo y dirigir nuestra atención hacia otras gamas de terminales. Especialmente si, además, nuestro presupuesto ronda los 200€.


Por debajo de esos 200€, empezamos a tener que hacer concesiones tecnológicas y de diseño importantes y por encima nos acercamos a la barrera de los 300€ con mejoras que no siempre justifican este aporte de dinero extra.

La gama supermedia

Hace unos años, las diferencias entre gamas de terminales eran más drásticas que ahora. El salto entre la tecnología puntera de los terminales de gama alta y el resto, era tan grande que no había demasiado margen para experimentos: si se buscaba un terminal con un rendimiento óptimo, buena cámara, almacenamiento o pantalla de calidad, había que pagar cantidades por encima de los 600€.

camera-rendered

A medida que las tecnologías han ido siendo heredadas por las gamas más bajas, las diferencias entre los procesadores de más velocidad y los que usan los smartphones de gama media se han ido reduciendo. Es cierto que numéricamente el rendimiento del procesador de un Galaxy S7, por poner un ejemplo, arroja un resultado mucho más elevado que el de un LG G4 C. Pero aun así, el rendimiento del G4 C es suficiente para mover un sistema completo y la mayoría de las aplicaciones más exigentes que puedas encontrar.

Otro tanto de lo mismo sucede con la cámara, o la pantalla, o el espacio de almacenamiento disponible, la RAM, las comunicaciones o el diseño. Podemos encontrar componentes perfectamente funcionales y con una calidad suficiente en gamas medias, sin necesidad de gastar más de, entre 150€ y 250€.

¿Qué podemos encontrar?

A día de hoy, con un presupuesto de entre 150€ y 250€, podemos encontrar propuestas plenamente funcionales y solventes para un uso cotidiano del móvil. En cuanto a procesadores, podremos elegir modelos con cuatro u ocho núcleos, con 2 GB de memoria RAM. El almacenamiento podrá ser de 16 GB, siendo 32 GB menos probable (y tampoco necesario). La pantalla será HD por lo general, con tecnología TFT o Amoled, con posibilidad de tener Gorilla Glass como protección.

MediaTek

En cuanto a la cámara, una trasera de 13 Mpx con apertura F2.2 o incluso F2.0 es posible, junto con una frontal de 5 Mpx. No esperes que grabe vídeo 4K, o que cuente con estabilización óptica, pero sí Full HD.

En algunos casos puedes encontrar materiales metálicos en la construcción, e incluso resistencia al agua IP68, con la posibilidad de sumergir el terminal completamente. E incluso tendrás la opción de lector de huella dactilar. No en muchos modelos, pero sí en algunos.

Tener todas estas características puede no ser fácil, pero sí que es posible que encuentres terminales con muchas de ellas. En algunos casos tendrás que sacrificar espacio de almacenamiento, por ejemplo, como en el caso del Motorola Moto G, que puede hasta sumergirse, pero a cambio tiene únicamente 8 GB de espacio para almacenamiento interno.

Accesorios y mejoras

Lo habitual en estos terminales será tener tecnología 4G para las comunicaciones móviles con doble SIM, así como ranura microSD para aumentar la capacidad de almacenamiento interno. Pero ten en cuenta que no es una solución óptima para instalar aplicaciones, que tendrán que usar en muchos casos la memoria interna. Así pues, si solo tienes 8 GB de espacio (que en la práctica se queda en menos), estarás limitado en cuanto a la cantidad de apps que puedas instalar.

De todos modos, una tarjeta de memoria microSD no vendrá mal en los modelos con 16 GB para almacenar fotos y vídeos en ella y dejar la memoria interna para las aplicaciones.

micro sd

En algunos casos encontrarás que el móvil viene con algún tipo de accesorio incluido. Es el caso del ZTE Blade V7, por ejemplo, que se acompaña de un altavoz inalámbrico. Es una buena elección si usamos el móvil para animar un día en el campo y no queremos ir cargando con dispositivos más grandes. Nos servirá para salir del paso.

En cuanto a fundas, protectores de pantallas o powerbanks, depende de qué consideres oportuno. Un powerbank es siempre bien recibido como fuente de energía auxiliar. Los terminales de gama media tienen procesadores y componentes bastante eficientes en cuanto a consumo, pero si hacemos muchas fotos, vídeos o estamos pendientes de las redes sociales, no será extraño que la batería se agote en menos de un día.

Funcionalidad correcta a buen precio

En estos terminales no esperes milagros: estamos ante teléfonos potentes para afrontar la mayoría de las tareas habituales que se le piden a un smartphone, pero dentro de una funcionalidad correcta y suficiente. No les pidas, por ejemplo, que los smartphones hagan unas panorámicas de impresión, o que capturen ráfagas de fotos super rápidas, ni que funcionen de un modo fluido con 20 aplicaciones abiertas.

Habrá momentos en los que parezca que se ralentizan, y el rendimiento en juegos no será tan bueno como en terminales de gama alta. Lo notarás en el nivel de detalle de los gráficos o en la tasa de frames, que en vez de ser de 60 fps puede bajar hasta menos de 30 fps cuando el acelerador gráfico no pueda procesar todos los elementos de un juego.

Pero a cambio, habrás invertido la cantidad de dinero que tenías prevista, sin tener que hacer cábalas económicas especialmente complicadas y obteniendo a cambio una tecnología suficiente y correcta. A continuación te dejamos algunas propuestas de terminales en este gama.

ZTE Blade V7

zte blade v7

Uno de los terminales más nuevos de ZTE, con pantalla de 5,2” Full HD y cristal con efecto 2.5D. La cámara trasera es de 13 Mpx con apertura F2.2 y un sistema de enfoque muy rápido. Tiene un procesador Mediatek Quad Core con 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento interno con una batería de 2.500 mAh.

ZTE Blade V7 y altavoz

Samsung Galaxy J5 16 GB negro

samsung galaxy j5

Aprovechando el tirón de la franquicia Galaxy, Samsung tiene modelos para todos los bolsillos bajo esta gama de teléfonos. Este modelo cuenta con una pantalla AMOLED de 5,2” HD, con procesador de cuatro núcleos y 2 GB de RAM. Dispone de 16 GB de almacenamiento, con cámara trasera de 13 Mpx y óptica F1.9. La batería de 3.100 mAh está bien dimensionada.

 Samsung Galaxy J5 16 GB negro

Huawei P8 Lite

huawei p8 lite

De nuevo, se aprovecha el tirón de los terminales de gama alta, como el Huawei P8, para comercializar un modelo inferior en rendimiento y características, pero con un precio al alcance de más presupuestos.  Tiene un procesador octa core, con 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento. La cámara es de 13 Mpx y apertura F2.0 para la trasera. La pantalla es de 5” con resolución HD y batería de 2.200 mAh.

 Huawei P8 Lite

LG K10

lg k10

Una de las propuestas asequibles de LG, con pantalla HD de 5,3” y cristal Gorilla Glass. Tiene procesador octa core, con 1,5 GB de RAM, 16 GB de almacenamiento y cámara trasera de 13 Mpx con apertura F2.2. Integra radio FM como elemento de valor añadido y batería de 2.300 mAh.
 LG K10

Lenovo Moto G

lenovo moto g

Este terminal de Lenovo presenta certificación IP68. Es decir, resiste el agua y hasta podemos sumergirlo.  Eso sí, su memoria interna es de 8 GB con 1 GB de RAM y cámara trasera de 8 Mpx. La pantalla es de 5” HD, con una batería de 2.070 mAh.

Lenovo Moto G


Etiquetas: