En un mercado en que todo parece inventado, la última propuesta de Sony Ericsson sorprende por sus dimensiones, su peculiar utilidad en conjunción con un teléfono Android y la discreción que aporta en determinadas situaciones.

En relación a sus características técnicas, tenemos que decir que el Sony Ericsson LiveView es un dispositivo Bluetooth de apenas 15 gramos de peso y un tamaño de 11.0×35.0×35.0 mm en color negro. Equipado con una pantalla OLED de 1’3 pulgadas no táctil y resolución de 128 × 128 píxeles, es controlable desde dos botones físicos situados en las esquinas superior izquierda y derecha en conjunción con cuatro botones táctiles en cada borde del marco negro de la pantalla. También incorpora vibración para informar de sus notificaciones.

Para que os hagáis una idea de todo en su conjunto, el pack de venta viene acompañado de un cargador micro USB monobloque (no incluye cable de datos para futuras actualizaciones que Sony Ericsson ha confirmado), un clip de cinturón, una correa de mano de velcro y un adaptador para colocarlo en la muñeca. A esto le sumamos un librito de instrucciones, su caja y ya tenemos el kit completo de venta.

Pero centrémonos en lo más importante, que el Software que contiene, que en difinitiva es lo que nos va a permitir comprender para qué sirve este pequeño nuevo invento. En reposo tenemos el dispositivo completamente en negro para ahorrar batería, y con cualquiera de los botones físicos lo despertamos, el izquierdo hace las funciones de apagar/encender y el derecho para seleccionar opciones por los menús, menús de iconos por los que nos movemos con los botones táctiles de dirección izquierda y derecha. Los otros botones táctiles arriba/abajo nos permitirán hacer scroll a la hora de leer correos, SMS, RSS o cualquier tipo de información existente en los plugins que podemos instalar.

La navegación es muy sencilla, y aunque el software del LiveView no es un ciclón en lo que a velocidad se refiere, la navegación por su menú predefinido es bastante apacible. Otro tema es el menú de complementos y plugins que, al ser aplicaciones de terceros sufre de algunos bugs que en ocasiones aparecen más de lo deseado, devolviéndonos a la pantalla de inicio u obligándonos a reiniciar el dispositivo con una larga pulsación del botón físico izquierdo, demostrando una falta de estabilidad aún en el control de errores.

Las aplicaciones de serie son las siguientes:

– Mensajes de texto:
Podemos navegar por la bandeja de entrada de nuestros mensajes y leerlos completos. Si pulsamos el botón final, podremos abrirlos directamente en el móvil al desbloquear el teléfono.

– Llamadas entrantes/perdidas:
Cuando recibimos una llamada, además de notar la vibración del dispositivo, tendremos la visualización de cuántas llamadas ha habido y se podrá acceder a sus detalles igual que hacíamos con los mensajes al pulsar el botón físico superior derecho.

– Facebook:
Al introducir nuestra cuenta deberemos aceptar la política de compartir contenidos como si de una aplicación más de Facebook se tratara para que el dispositivo utilice nuestros datos. Es decir, no usa la cuenta de facebook que ya tengamos usando en el teléfono mediante la aplicación oficial, sino que necesita nuestras credenciales de forma independiente a ésta. No es que esto sea bueno o malo, simplemente es curioso que no reutilice esos datos ya presentes en el teléfono. Podremos elegir la frecuencia de actualizaciones, las notificaciones de qué amigos queremos que nos avise y adicionalmente si queremos que los canales de noticias que usamos en Facebook también aparezcan aquí.

– Twitter:
En este caso, tras iniciar sesión mediante la aplicación de LiveView, las opciones se limitarán a los tiempos de frecuencia de actualización y a los amigos que nos interese filtrar. Más que suficiente para Twitter.

– RSS:
Hay que añadir los canales RSS de forma independiente y en principio no es sincronizable con Google Reader o aplicaciones de RSS que usemos en el teléfono ya de antemano. No es precisamente cómodo porque las RSS suelen ser noticias elaboradas, distantes del estilo de los SMS, Twitter o Facebook. Para leer titulares cumple, para lo demás, excesivamente engorroso.

– Calendario:
Es demasiado sencillo y veremos que existen plugins de terceros que hacen mejor estas funciones de calendario, ya que la vista es demasiado escueta y se ven las citas de forma complicada.

Pero una vez analizado el software de serie, lo realmente interesante viene de la mano de los complementos instalables que nos permitirán que el dispositivo no se nos quede anticuado con el paso del tiempo. Un problema claro que tiene este dispositivo es que solo admite hasta seis plugins adicionales instalados como máximo, es decir que por ahora solo podremos instalar 6 de las casi treinta aplicaciones para LiveView que ya hay disponibles. El manejo de estos plugins y la configuración del resto de opciones del dispositivo reside en unos simples menús de la aplicación oficial de Sony Ericsson para Android que controla el LiveView. Pero analicemos algunos de estos pluggins:

– Gmail for LiveView:
Tener Gmail como un menú más en el dispositivo

– Contact call plugin:
Permite que llamemos a un con tacto navegando por la agenda desde el dispositivo Liveview. Se visualizan las imágenes, nombre del contacto y consume bastante batería con las transferencias.

– Liveview Mode:
Permite manejar el volumen y los modos de sonido del teléfono.

– Liveview HTC Music Plugin:
Para manejar el reproductor de música con los botones táctiles (subir y bajar volumen, avanzar y retroceder canción).

– Fake call:
Como el nombre indica, permite pulsar un botón y tener una llamada falsa en el teléfono para huír de alguna situación comprometida en el momento justo.

– LiveView Weather:
Para ver el tiempo en el dispositivo de mano.

– Calender:
Bastante más completo que el calendario de serie, con vista mensual y detalle de citas.

– Ah Watch:
Haz analógico tu reloj de muñeca

– Smart Training:
Para ver la evolución deportiva en el reloj.

Una vez analizado, está claro que no se trata de un gadget necesario, de hecho más bien prescindible, pues no aporta nada que no haga el teléfono incluso mejor. Para mí se trata más de un capricho que dota a la muñeca de la potestad de consultar determinados datos del móvil sin la necesidad de sacarlo de su bolsillo o funda. En definitiva aporta discreción y algo de exclusividad ya que no será un top ventas, ni por su utilidad, ni por su precio en torno a 70 euros.

En contra tiene un software de primera generación algo inestable en el enlace de sincronización Bluetooth y una batería algo escasa en función de los plugins que se usan. En cuanto la transferencia de Bluetooth es continuada en el tiempo la batería se agota en menos de un día con facilidad. Esto hace que pierda bastantes puntos. Si bien es cierto que Sony Ericsson está trabajando en una actualización para enero que solvente estos errores de sincronía y probablemente mejore los tiempos de autonomía.

Como regalo desde luego agradará y sorprenderá, pero le faltan aún detalles que pulir, que esperemos sean a nivel de software sobre este LiveView antes de ver una nueva generación hardware del mismo. Es agradable comprobar como aún se puede innovar en telefonía.


Etiquetas: , , , ,