Acatel, esa legendaria compañía que en los albores del GSM nos hizo disfrutar de terminales muy competitivos a precios más que razonables, intenta no desaparecer del todo, y escapar levemente de la gama baja que comercializa para entrar en la gama media con un terminal acorde a los tiempos que corren. Aunque el aspecto no da buena impresión de materiales, habrá que esperar a tenerlo en la mano para juzgarlo, porue sus características técnicas son muy tentadoras.

Tenemos un terminal con WiFi, Bluetooth, GPS, EDGE, 3G, RAM de 193 megas y cámara de 2 megapixels. La pantalla será QVGA, lo que limitará las aplicaciones compatibles del Android Market. Y lo más llamativo es como han copiado el diseño de la Palm Pre, con el teclado qwerty deslizante y su forma redondeada, aunque con unos colores bastante más estrafalarios que el sobrio negro de la Palm Pre.

La pantalla será resistiva y mostrará la versión 1.6 de Android, sin saber si será compatible con la 2.0 que monta el Nexus One. Incorpora la salida de audio en forma de jack de 3’5mm y slot para tarjetas micro SD. Podemos decir que no le falta de nada, aunque sea mejorable en ciertos aspectos.

El precio parece que rondaárá los 250€ libre, lo que hace que en sus versiones personalizadas por los operadores pueda salir a unos precios eonómicos al estilo del HTC Tatoo, que estaría en un segmento de ventas similar. Con este terminal, Alcatel pretende recobrar la confianza de los suarios y parte del mercado perdido en los ultimos años.


Etiquetas: ,