Existen en el mercado tres tipos de baterias para móviles: Litio, Níquel-Cadmio (NiCd) y Níquel metal hidruro (NiMH), cada tipo de batería tiene unas necesidades de mantenimiento distintasde las demás.

– NIQUEL-CADMIO: Las de Niquel-Cadmio, presentan estos elementos en forma de cristales dentro de la batería; si realizamos mal las recargas, provocaremos la aparición de formaciones cristalinas que reducirán la capacidad de carga de nuestro teléfono móvil. Aunque esto parezca ciencia ficción, en realidad es el proceso por el que estas baterías terminan agotándose, bien por procesos de auto descarga o bien por un cortocircuito.

Un error bastante común en este tipo de baterías es iniciar la recarga sin haberlas vaciado completamente. Esto provoca que no se esté aprovechando toda la capacidad de carga de la batería y lo que es peor, estamos favoreciendo la formación de cristales en el interior de la batería, incrementando los riesgos de disfunciones.

Aunque suene muy desalentador, la solución a este problema es muy sencilla: basta con realizar una primera carga de unas 15 horas y dejar que la batería se descargue absolutamente antes de realizar la próxima carga. Es recomendable recargar el celular al menos una vez por semana, impidiendo de ese modo la formación de cristales.

Otro enemigo a batir en este tipo de baterías es la pérdida de carga cuando no se usa el terminal, en otras palabras, la auto descarga. Para hacer frente a este problema, es recomendable cargar la batería con el móvil apagado y respetando el tiempo de recarga que indica el fabricante, eso sí, la batería del celular debe estar completamente descargada.

Cuando sobrepasamos el tiempo de recarga recomendado, los riesgos para la batería son mayores que si recargamos antes de que la batería se haya agotado.

– NÍQUEL METAL HIDRURO: Otra clase de baterías son las de Níquel metal hidruro que usan hidrógeno para generar la energía. Comparadas con las baterías NiCd, aportan mayor energía y autonomía pero suelen ser bastante más caras. El problema de estas baterías es la auto descarga. En este sentido, es importante ser respetuoso con el tiempo de recarga marcado por el fabricante y evitar cargar más del tiempo necesario. De ello depende la vida de nuestro teléfono móvil.

– LITIO: Por último nos quedan las baterías de Litio, las más recientes que permiten almacenar más energía y autonomía, además de pesar menos que las anteriores. Estas baterías pueden recargarse una vez que se haya consumido al menos la mitad de la energía disponible, no siendo necesaria la descarga completa. No obstante, es recomendable descargarla completamente de vez en cuando. No son todo ventajas, la vida de estas baterías es menor que en las anteriores.


Etiquetas: ,