Desde sus comienzos la fotografía ha aprovechado las características de la visión humana para su desarrollo. Ahora, gracias a un grupo de científicos de la Universidad de Illinois, en Urbana, las cámaras no sólo se adecuarán a estos principios sino que podrían ser prácticamente “ojos” en lo que a su forma se refiere.

El proyecto, básicamente, ha consistido en el desarrollo de una cámara con un campo de visión extremadamente amplio, con un tamaño y forma ajustada a la ocular e incluso una “retina” sensible a la luz.

Hasta la fecha los fotodetectores de silicona de las cámaras digitales estaban situados sobre superficies planas, pero este invento aprovecha por primera vez una superficie curva para generar imágenes nítidas.

Han hecho falta dos décadas para que los científicos se sobrepusieran a las dificultades técnicas que impedían “doblar” esta pieza y hacerla semicircular. El problema fundamental tenía que ver con la fragilidad de los materiales usados para captar imágenes, que se rompían al ser curvados.

Si esta tecnología prospera la fotografía digital podría sufrir una revolución, así como el diseño de las minicámaras fotográficas y la imaginería biológica que podría incluso permitir los implantes de retina artificial.

Aunque el prototipo en el que se trabaja sólo dispone de 256 píxeles se esperan desarrollar otros de mucha más densidad.


Etiquetas: , , ,