Para muchos usuarios la auténtica cuesta de enero comienza con la llegada del buen tiempo. Toca desempolvar las zapatillas de correr y, ay, solo el escalón del portal de casa ya parece un terrorífico puerto de montaña. Hace falta concienciarse de lo que espera y tal vez una pequeña ayudita musical.

Por eso durante estas fechas no es extraño que muchos corredores valoren la compra de unos nuevos auriculares. En Tecnología de Tú a Tú hemos estado probando los Skullcandy Method, un conjunto de collar igual de adecuado para runners primerizos y que para los más experimentados. Te contamos nuestras impresiones.

Breve descripción técnica

skullcandy method

Los Skullcandy Method son unos auriculares Bluetooth de tipo collar. Esto significa que no solo se sujetan al oído, sino que se ajustan a nuestro cuello utilizando una banda flexible que impide su caída y pérdida. En este collar se incluyen los controles de volumen y manos libres, así como la batería.

Los controles de los auriculares son extremadamente sencillos. Solo hay tres botones, dos para controlar el volumen de la música y el de pausa y reproducción (con el logo de Skullcandy). Este último botón sirve también para recibir las llamadas entrantes, mientras que pulsando los botones de más y menos durante un par de segundos podemos cambiar automáticamente de pista. Poseen un buen tamaño y no cuesta trabajo encontrarlos de forma intuitiva.

El proceso de emparejamiento de los auriculares al teléfono no puede ser más sencillo: basta con pulsar el característico botón con forma de calavera durante unos segundos y asociarlo en el móvil. Para apagarlos se puede pulsar de nuevo el logo durante unos instantes. Según señala Skullcandy, la batería ronda las 9 horas.

Ergonómicos y resistentes al sudor

skullcandy method

Los Skullcandy Method son unos auriculares muy cómodos. Resultan bastante ligeros y el collar flexible se adapta a todo tipo de personas, aunque la compañía también vende una versión para mujeres con un ajuste de collar ligeramente distinto. Aunque al principio pensábamos que el collar sería demasiado cerrado, lo cierto es que son lo bastante cómodos para llevarlos por la calle aunque no estemos corriendo, incluso con ropa de abrigo.

La ergonomía de los auriculares de botón es muy buena. Skullcandy proporciona almohadillas de silicona con dos ajustes distintos para adaptarse a cualquier oído. El ajuste es muy bueno, hasta el punto de que resulta difícil que se caigan incluso cuando estamos haciendo esos temidos (y dolorosos) burpees. También ofrecen una reducción de ruido muy elevada, mucho más que el típico diseño semiesférico.

skullcandy method

Cuando no estemos utilizando los auriculares, podemos recoger los cables dentro del collar utilizando una canaleta con unas pequeñas muescas que ayudan a fijarlos. El diseño general es lo suficientemente compacto como para que Skullcandy señale que se pueden llevar incluso utilizando un casco.

Por último, hemos de señalar que los Skullcandy Method tienen una construcción resistente al sudor. Esto es bastante importante, especialmente si eres de largas carreras, sigues tus rutinas en lo peor del verano o prefieres llevártelos al gimnasio.

Bajos con fuerza para marcar el ritmo

skullcandy method

Para nuestra prueba de contacto hemos utilizado una mezcla de canciones y géneros muy variada. Tras varias horas de reproducción, los Method se muestran unos auriculares con una fuerza importante en los bajos, muy redondos y sorprendentemente rotundos para lo que suelen estilar otros modelos de botón. Los tonos agudos también son bastante interesantes. Skullcandy les ha dado un buen tratamiento, evitando la introducción de distorsiones o un sonido apocado.

Por sus características, los Method son unos buenos auriculares para escuchar rock duro y música donde la percusión tenga un protagonismo elevado, tal es el caso de la música electrónica y el hip-hop. En otras palabras, Skullcandy sabe que estos auriculares van a ser escogidos por gente que se entrena al ritmo marcado por la música. La calidad de las llamadas en modo manos libres, por su parte, es muy elevada a ambos lados de la línea.

Buena batería y carga por microUSB

skullcandy method

El collar flexible de los Method supone una doble ventaja frente a otros modelos de botón. No solo porque dificulta su pérdida durante el entrenamiento, sino porque permite alojar una batería de mayor capacidad. Skullcandy cifra su autonomía en torno a las 9 horas de reproducción de música, que no es una despreciable para unos auriculares deportivos. Durante nuestras pruebas, utilizando los auriculares también para hacer y recibir llamadas, hemos sacado algo más de seis horas de autonomía con el volumen bien alto.

La carga de la batería se realiza mediante un conector microUSB. Dentro de la caja viene el cable correspondiente, que se puede utilizar con cualquier cargado de teléfono móvil que tengamos por casa. El puerto está protegido contra la humedad y el polvo con una pequeña tapita de goma, algo que nos parece bastante práctico dada la orientación deportiva del modelo.

Empieza a quitarte las agujetas

skullcandy method

Por su diseño y prestaciones, los Skullcandy Method son una excelente opción si buscas unos auriculares específicamente diseñados para hacer deporte. Son ligeros, tienen un sonido especialmente adecuado para los usuarios que se marquen los ritmos con la música y resultan fáciles de manejar gracias a su grandes botones. También resulta interesante el hecho de que estén protegidos contra el sudor, así como la existencia de una versión específica para mujeres.

Ya disponibles en El Corte Inglés, los Skullcandy Method tienen un precio de 59 euros, tanto en su versión convencional como en el caso del modelo femenino.