Dentro de nuestro Especial de Sonido en el que ya hemos hablado de auriculares, cascos de diadema, bases de audio y sistemas de sonido para la TV entre otros, hoy toca hablar de los tocadiscos ahora que parece que están viviendo una segunda juventud o ¿tenemos que decir cuarta?

Hace unos cuantos años hablar de los tocadiscos y los vinilos era mencionar algo añejo y que sólo utilizaban los más mayores. Una tecnología del pasado que había quedado relegada a un segundo plano mientras los reproductores MP3 y la música en formato digital acaparaba todo el protagonismo. Parecía que el ritual de pinchar un vinilo iba a ser cosa del pasado. Sin embargo, desde hace unos años este formato ha resurgido y a día de hoy la venta de vinilos nuevos supera a la segunda mano.

Muchos grupos, de ayer y hoy, se animan a sacar ediciones limitadas de sus discos en este formato. Cada vez es más normal encontrarse con vinilos en las estanterías de la sección de música y también en la tienda online. Los tocadiscos por su parte han vuelto a nacer, los fabricantes han lanzado nuevos modelos que no sólo nos permiten disfrutar de todo lo bueno del vinilo, sino que además se adapta a los tiempos que corre ofreciéndonos soluciones para el mundo digital.

¿Qué ventajas ofrece un formato analógico en un mundo digital? Por un lado la calidad del sonido. Opiniones a favor o en contra, hay quienes creen que suena mejor, otros que peor… El sonido es simplemente diferente, habrá a quienes les guste notar la aguja sobre el disco y darle ese toque inconfundible. Eso sí, para disfrutar de la música en vinilo tiene que estar optimizada para reproducirse en tocadiscos. Toda la música grabada originalmente en este formato no presenta problemas, pero no todas las producciones que hoy sacan edición en vinilo están optimizadas y por tanto no se escuchan tan bien como debería.

Por otro lado, el tocadiscos es una herramienta perfecta para animar nuestras fiestas y hacer nuestros pinitos como DJ. Desde lo más sencillo como puede ser cambiar los vinilos y encargarnos de seleccionar qué vamos a pinchar, a comprarnos una mesa de mezclas y otro plato para hacer nuestros mixes y aprender un poco este oficio.

Además, ahora que se acerca el día del padre, es un regalo perfecto para él. Es hora de que desempolve su colección de discos y pueda disfrutar de la música y el sonido de su época. También es un regalo perfecto para los melómanos, esos románticos de la música que les gusta lo mejor, que coleccionan discos y discos de todo tipo de grupos. Cualquier tiempo pasado fue mejor se suele decir.

Aunque los tocadiscos son un formato analógico, algunos de los modelos actuales nos permiten grabar la música del vinilo al formato digital a través de una conexión digital. Ideal para hacer copias de seguridad y también para recuperar música única de aquella colección que tenemos en casa guardada.

En definitiva, los tocadiscos están viviendo a día de hoy una segunda juventud. Por un lado la venta de vinilos ha aumentado y a día de hoy es fácil encontrar discos clásicos y modernos en este formato en la sección de música de El Corte Inglés y otras tiendas especializadas. Por otro lado, la tecnología se ha renovado pero manteniendo sus virtudes originales: la misma calidad de sonido y con la posibilidad de grabar en sonido digital para no perder nuestras colecciones.

Si estáis pensando en comprar un tocadiscos y no sabes muy bien por dónde empezar, os recomendamos que le echéis un ojo a los platos de la marca Reloop. Sus tres modelos, el RP-1000, 2000, y 4000 son ideales para escuchar música en vinilo y también para dar nuestros primeros pasos como DJ. Si necesitas más información, no dudes en dejarnos un comentario o bien en contactar con los comerciales de la sección de música en t