Las nuevas generaciones de pantallas planas han tenido que adaptar sus salidas de audio a altavoces planos, lo que en muchas ocasiones ha generado una pérdida de calidad. Por este motivo, muchos usuarios invierten en equipos de sonido para disfrutar de sus películas y videoconsolas. Lo primero en lo que hay que pensar es en las funcionalidades que buscamos. Si nuestra pasión es la música, nos emocionamos escuchando ópera o queremos ver una película como si estuviéramos en el cine escogeremos algo diferente a si simplemente queremos mejorar lo que ofrecen nuestro aparato de televisión.

Piensa en el espacio en el que vas a instalar los altavoces y en la distribución que necesitarías para lograr el sonido que buscas. Muchas veces es suficiente con instalar el sistema de sonido junto al televisor si la distancia con el sofá no es muy grande. En otras ocasiones quizá sea necesario instalar altavoces detrás del lugar desde el que vemos la televisión para lograr un sonido más envolvente. En este caso es importante pensar en los cables y en sistemas wireless.

En función de estas necesidades podemos buscar sistemas de sonido 2.1, 3.1, 5.1 ó 7.1. El primero de los números de cada pareja hace referencia al número de canales de media y alta frecuencia que reproduce, mientras que el segundo número representa el número de canales de baja frecuencia, lo que comúnmente se conoce como subwofer. Un sistema 2.1 mejora sensiblemente la experiencia, mientras que los 5.1, habitualmente conocidos como home cinema, trasladan el cine a tu casa. Y si quieres estar a la última hazte con un sistema 7.1, aunque recuerda que buena parte de su rendimiento depende de su colocación y del espacio en el que van a ser usados.

Por último, y no menos importante, hay que pensar en el diseño. La oferta es muy variada, desde los más convencionales hasta otros más estilizados que darán un toque distinto a tu casa.

 


Etiquetas: , , , ,