La compañía japonesa Sony, ha anunciado la retirada definitiva de uno de los formatos desarrollados durante casi veinte años por este fabricante, el malogrado Minidisc, cuya puntilla ha sido la proliferación de memorias en estado sólido de alta capacidad en la gran mayoría de los smartphones y reproductores de última generación. El formato MiniDisc apareció en el mercado en los primeros años de la década de los noventa, presumiendo de una calidad superior a la del CD con dimensiones más reducidas, constituyendo toda una revolución respecto a la tecnología de su tiempo. Visto con una perspectiva de veinte años, lo que era una gran tecnología, no ha terminado de calar entre el gran público, al igual que ocurriera con otro formato auspiciado por Sony, el betamax. La enorme acogida del formato CD para música y el MP3, terminó restando importancia a las expectativas de crecimiento del MiniDisc, ya que los llamados Discman se convirtió en el favorito del público, a pesar de ser más voluminoso y pesado. Unicamente los melómanos reconocían la mayor fidelidad del walkman Discman en cuanto a la reproducción de discos en el formato ATRAC. La fecha estimada por el fabricante nipón para la jubilación del MiniDisc, es el próximo mes de Septiembre, debido a la brusca bajada en las ventas de estos discos. A esto ha contribuido la llegada al mercado de dispositivos especializados en almacenamiento y reproducción musical como el iPod de Apple o los smartphone actuales, desterrando a su paso a todos los productos que no opten por las memorias flash para ahorrar en tamaño. Por su parte, la multinacional Sony ya ha comunicado que continuará fabricando los mini-discos, debido a la nueva integración de este formato en los sistemas de reproducción, en un último intento de salvar el estándar, pero el reproductor portátil o Walkman, oficialmente ha pasado a mejor vida, exceptuando los teléfonos móviles, en los que la palabra Walkman sigue ofreciendo calidad e imagen.


Etiquetas: ,