Nunca se te ocurriría hacer esquí en bañador ni ponerte corbata para salir a correr por la ciudad. ¿Por qué entonces utilizas los mismos auriculares para todo? Los últimos avances en tecnología acústica, ergonomía y diseño han permitido crear modelos bien diferenciados y que se ajustan a las preferencias de uso de cada persona con gran precisión, tal y como demuestra el catálogo de auriculares de Skullcandy.

Lo cierto es que el disfrute de la música no es solo cuestión de drivers y frecuencias; la comodidad e incluso las posibilidades de personalizar el sonido son aspectos claves en función de nuestros hábitos. Un enamorado del cine posiblemente necesita unos auriculares bien acolchados y con gran amplitud acústica, mientras que el runner empedernido valora sobre todo la ligereza y la ausencia de cables. Te ayudamos a escoger el modelo que más se ajusta a tus necesidades con esta guía.

Especiales para deportistas: pequeños, sin cables y resistentes al sudor
auriculares skullcandy method runner

No importa si eres de los que se calzan las deportivas nada más despertarse o si prefieres levantar hierros: si lo que te gusta es sudar, posiblemente necesitas unos auriculares muy distintos a los de cualquier otro perfil de usuario.

Las exigencias de los deportistas son extensas y concretas. En primer lugar lo más importante es perder los cables, que siempre estorban en movimiento e incluso pueden resultar en desagradables tirones si se enganchan en las máquinas del gimnasio. ¿Quién no ha tirado sus auriculares y hasta el teléfono por los suelos cuando el cable no se ha metido donde no debía? Aquí no queda otro remedio: han de ofrecer conexión Bluetooth sí o sí.

auriculares skullcandy method
Los Skullcandy Method evitan estas complicaciones utilizando un diseño con un collar flexible que de paso evita su pérdida en caso de que los audífonos se desprendan de las orejas. Este elemento contiene los botones de control de volumen y pausa, así como el control del manos libres para recibir llamadas si nos pillan sudando la gota gorda.

Precisamente hablando del tema de la transpiración, unos buenos auriculares para deportistas debe ser resistente a la humedad. De diseño flexible, los Skullcandy Method cuentan con almohadillas resistentes a las bacterias y antideslizantes, protegiendo además el conector de carga microUSB con una tapa de goma. Y puesto que no es lo mismo el cuerpo de un hombre que el de una mujer, Skullcandy ofrece una versión Women con ajustes especiales. Ambos modelos cuestan 59 euros.

Para amantes de la música con “pegada” y los videojuegos

Tras largos años relegados a las equipos de música domésticos, los auriculares de diadema han experimentado un visible renacimiento. Cada vez más personas se inclinan por este diseño, caracterizado por incorporar drivers más sonoros, espaciados y rotundos. Estas son unas prestaciones particularmente apreciadas por los aficionados a la música electrónica y los videojuegos, que deberían echar un vistazo a los Skullcandy Crusher.

Más allá de su autonomía de 40 horas y su diseño atractivo pero sin estridencias, los Crusher destacan por incorporar lo que Skullcandy denomina respuesta háptica de bajos. Esto, literalmente, quiere decir que vibran de forma muy perceptible con las tonalidades más graves, reverberando el sonido en sus cavidades para lograr una experiencia más impactante.

auriculares skullcandy crusher

Esta vibración se regula desde el control de bajos de los auriculares, situado en la parte trasera de la copa izquierda. Súbelo hasta arriba para disfrutar de percusiones rotundas y explosiones demoledoras; deslízalo hasta abajo y podrás disfrutar de un sonido más equilibrado. Ideal si en un día cualquiera puedes alternar entre Run the Jewels, Call of Duty y Juego de Tronos.

De diseño totalmente inalámbrico, los Skullcandy Crusher tienen un precio de 169 euros.

¿Viajas a menudo? Que sean cómodos y plegablesauriculares skullcandy hesh 3 w

¿Y qué pasa con los melómanos que quieren la máxima calidad de sonido pero solo tienen tiempo para disfrutar de sus discos cuando están fuera de casa? En ese caso uno de los factores clave es la portabilidad. Además de escucharse bien, sus auriculares deben ser fáciles de transportar y ocupar el mínimo espacio en la mochila, tal es el caso de los Skullcandy Hesh 3.

De diseño plegable, los Skullcandy Hesh 3 destacan por tener un peso bastante contenido y unas características sonoras bien equilibradas fruto de un calibrado más preciso y el uso de su propio amplificador. Además, se pueden recoger fácilmente gracias a su diseño plegable.

Por otro lado, si piensas utilizar los auriculares para escuchar podcasts interminables a bordo de un tren o avión, también deberías tener en cuenta dos factores adicionales: la comodidad de las copas y la duración de la batería. Los Hesh 3 abogan aquí por el uso de unas amplias almohadillas de espuma con efecto memoria y gran capacidad aislante. Asimismo, su autonomía inalámbrica es de más de 25 horas, con la posibilidad de utilizar un cable auxiliar en caso de que con las prisas te hayas olvidado de cargarlos.

auriculares skullcandy hesh 3 plegados

¿Que lo tuyo no son los auriculares de diadema? En ese caso también puedes echar un vistazo a los Skullcandy Ink’d, que ofrecen el diseño y la portabilidad de los Method pero con un collar superflexible que se puede enrollar para guardarlos cómodamente en el bolsillo o el bolso. Una opción todoterreno y potencialmente más adecuada para los trayectos más cortos.

skullcandy inkd

Los Skullcandy Hesh 3 tienen un precio de 129 euros, mientras que los flexibles Ink’d se pueden encontrar en El Corte Inglés por 49 euros.

Equilibrio y sobriedad para amantes de lo clásico
auriculares skullcandy grind puestos

Por último, tenemos al usuario que busca ante todo unos auriculares con un buen perfil acústico y gran comodidad, pero también estéticamente atractivos. Aquí la configuración está clarísima: las exigencias en calidad de sonido nos inclinan por un diseño de diadema. Pero además, han de incorporar detalles diferenciadores y materiales más cuidados que la media.

El mimo por el detalle es precisamente uno de los puntos fuertes de los Skullcandy Grind. Estos auriculares de aspecto clásico combinan una diadema metálica de gran resistencia con unas almohadillas planas extremadamente mullidas y detalles textiles en el medio aro. Unas características que no suelen ser comunes en su rango de precios.

auriculares skullcandy grind

Esta clase de auriculares suelen ir dirigidos a una persona poco conformista pero que quiere dar un uso flexible a sus auriculares. Lo mismo tienen que servir para escuchar música en casa que para llevarlos en el autobús o salir a dar una vuelta con el perro. Han de ser por tanto ligeros, pero también prácticos. Aquí cabe destacar la incorporación de un cable auxiliar en caso de que no quieras utilizar su conexión Bluetooth, así como la presencia de un sistema manos libres integrado para atender llamadas.

Polivalentes y atemporales, los Skullcandy Grind se pueden encontrar por 89 euros. Una opción muy equilibrada para el usuario que disfruta con la música y al mismo tiempo no quiere cerrarse a un tipo concreto de auricular.


Etiquetas: