Ubuntu cuenta de serie con el navegador de archivos Nautilus, que, al hacer click derecho sobre cualquier fichero nos muestra la opción de Cifrar. Utilizaremos esta función para conseguir tener cifrados archivos sueltos de la forma más cómoda, de modo que será necesaria una contraseña para poder abrirlos y acceder a su contenido.

Para crear una nueva clave de cifrado, hay que ir al menú principal de Gnome y acceder a Accesorios -> Contraseñas y claves de cifrado. Y en la pestaña de Archivo seleccionar Nueva clave.

Ahora creamos una clave PGP, que luego servirá para crear versiones protegidas de cualquier tipo de archivo. En los campos del diálogo es recomendable escribir el nombre real y una dirección que se use habitualmente.

Al crear la nueva clave se nos pedirá una frase de paso para validar la identidad del usuario. Elegimos una buena contraseña que incluya, no sólo letras, sino también algún número, letra mayúsucula y si es posible algún que otro signo, pero que siempre se nos sea fácil recordar.

Una vez hecho la nueva clave nos aparecerá en la pestaña de Mis claves personales. Ahora ya se puede navegar con Nautilus por los directorios del sistema, hacer click derecho sobre cualquier archivo y seleccionar la opción de Cifrar.

Cada vez que seleccionemos la opción Cifrar se nos mostrará un diálogo en el que se podrá seleccionar la clave de la lista con la que cifrarlo. Una vez cifrado se crea el nuevo archivo cifrado con el mismo nombre que el original pero con extensión .pgp. Ahora eliminamos el original y nos quedamos sólo con el cifrado, el cual pedirá una contraseña cada vez que se quiera acceder a ella.


Etiquetas: