A quienes nos gusta la tecnología y estamos deseando descubrir novedades y prestaciones de gadgets, siempre nos surge una duda: ¿necesitamos eso, le daremos uso? Ante el escenario de los altavoces inteligentes, cualquier techie se formula cómo rayos puede integrar ese smart speaker como Google Home en casa, qué le aportará que no tenga ya.

Y, si bien necesitamos un hogar algo modernizado -tampoco tanto, quédate con que la tele UHF-VHF de la abuela no sirve de mucho-, solo con una Smart TV, home cinema, sistema de iluminación y cerraduras inteligentes, el partido que podemos sacar es enorme. Por un lado centralizamos la interacción con el resto de dispositivos. Nuestra voz se convierte en el nexo, en el puente para gestionarlo todo.

Y si nuestro hogar no es tan high tech tampoco pasa nada. La verdad es que podemos disfrutarlo con un montón de funciones básicas. No en vano son las más comunes. Y tampoco se requiere un periodo formativo. Si sabes controlar tu smartphone, sabrás llevar a tu altavoz inteligente a buen puerto.

Tan inteligente como un smartphone

Un Informe sobre el Audio Inteligente elaborado por el NPR en colaboración con Edison Research, encuestando a 1.620 usuarios, concluyó que aproximadamente el 65% de los poseedores de un altavoz inteligente no se imaginan volver a los días previos, y hasta un 42% tilda estos altavoces de “esenciales” para su día a día.

eMarketer realizó una entrevista similar y estimó que el 29.4% de los usuarios se dirige a sus altavoces de forma diaria. Otros informes determinan que el 20% de los estadounidenses usan algún tipo de altavoz inteligente. Es, en esencia, un mercado en pleno crecimiento. Uno donde se presentan nuevos escenarios comerciales, desde fuentes de noticias hasta pequeños negocios que sincronicen sus opciones tecnológicas con este tipo de aparatos.

Y es que los altavoces inteligentes son la mejor extensión de un smartphone, una de las maneras más inteligentes de centralizar necesidades orientadas a la información y gestión de tareas. ¿No te lo crees? Veamos cuántas cosas podemos hacer con un dispositivo como Google Home.

Para todos los públicos

“Ok Google…”. Esas son las primeras palabras para activar las distintas funciones en la familia de altavoces inteligentes de Google. En los manuales de instrucciones suelen darse algunas indicaciones básicas, pero realmente ni siquiera conocemos todas las funciones posibles. Y es así porque depende de la forma en la que planteamos la pregunta.

Según la información recogida por algunos de los informes citados más arriba, estos son los 20 usos más comunes en altavoces comunes:

  1. Reproducir música vía streaming.
  2. Consultar el tiempo que hará durante el día o días posteriores.
  3. Preguntas generales (¿qué año nació John Coltrane? ¿Quién era John Coltrane?).
  4. Noticias recientes.
  5. Alarmas y temporizadores.
  6. Preguntar qué hora es en ese instante.
  7. Radio AM/FM.
  8. Crear y añadir elementos a una to-doist.
  9. Enterarse de un resultado concreto en los deportes.
  10. Crear y añadir elementos a una lista de la compra.
  11. Consultar el tráfico en tu ciudad.
  12. Consultar y añadir tareas a tu calendario.
  13. Preguntar por chistes. Sí, en serio, puedes hacerlo.
  14. Podcast, audiolibros y radio deportiva.
  15. Encontrar negocios cerca.
  16. Traducir frases o palabras a otros idiomas.
  17. Activar el cronómetro del reloj.
  18. Leer un libro a los niños.

Son usos que también podemos dar al control por voz de nuestro smartphone. Nada realmente revolucionario, pero útil. Si no llevamos encima el móvil, supone un ahorro de tiempo y gasto extra de batería. Si únicamente buscamos centralizar recursos, presta atención a los usos que dan los más techies a estos altavoces.

El partido de un techie

Los escenarios citados anteriormente son los más comunes, en cierta medida porque no necesitamos una app externa para gestionarlo. Pero un altavoz inteligente puede dar mucho más de sí cuando entra en contacto con otros aparatos compatibles. Entramos ya en el terreno de la domótica avanzada… ahora simplificada gracias a Google Home.

Un uso común lo encontramos al gestionar nuestra Smart TV. Es decir, encenderla, subir y bajar el volumen, cambiar de canal, de plataforma o pedir reproducir un contenidos específico, como, por ejemplo, «Ok Google, pon la ‘La Casa de Papel’ en Netflix».

La información que podemos consultar va más allá de un simple dato biográfico: puedes conocer la cartelera de tu cine más cercano, las pelis que están emitiendo en tiempo real, calcular una raíz cuadrada y seguidamente pedir información sobre vuelos y recomendaciones turísticas. En lo musical, podemos pedir que reproduzca algún estilo o lista concreta. Y, por seguir pidiendo, un taxi, reservar mesa en nuestro restaurante favorito o simplemente consultar precios de productos para comprar.

Pero es al conectar un altavoz como Google Home a otro sistema inteligente es cuando las posibilidades se multiplican. Basta con sincronizar un sistema de calefacción inteligente como los termostatos de Nest o los split de LG para pedirle que baje  la temperatura de la calefacción o active el aire acondicionado, evitando usar el mando a distancia o incluso la ya de por sí cómoda aplicación para el móvil.

Si tenemos vinculado un servicio de persianas inteligentes compatibles -aquellas que pueden regularse en función de la luz exterior o si estamos o no en casa- gracias a los micrófonos de largo alcance y al procesamiento sofisticado del lenguaje natural estos altavoces responden a un «Ok, Google, baja la persiana» entornándolas sin mayor esfuerzo. Puede que no sean coches voladores, lo sabemos, pero nos acercan bastante a ese futuro soñado en la segunda mitad del siglo pasado.

Por supuesto, quien habla de aire acondicionado o persianas inteligentes también lo hace de cerraduras y sistemas de iluminación interior, así como acciones diarias como la revisión de la nevera, la programación de un lavado corto antes de llegar a casa, etcétera.

Los dispositivos que conforman el Internet de las Cosas (IoT), tales podrían ser el kit de iluminación Philips Hue, la cámara de seguridad con reconocimiento facial de Netatmo, o la cámara de Vigilancia Exterior con foco integrado, todos ellos ya cuentan con dos funciones clave: conexión a Internet y comunicación con algunos altavoces inteligentes para responder a algunas funciones básicas.

¿Pensabas que un altavoz inteligente no serviría para nada? Entonces sí, te habías equivocado un poco.

Google Home

El altavoz inteligente Google Home ofrece una experiencia acústica de calidad y controles táctiles en la parte superior del dispositivo aprovechando su mayor tamaño frente a la diminuta versión Mini. Cuidadosamente diseñado para integrarse en cualquier estancia, su precio es de 149 euros.

Comprar

Google Home Mini

google home mini

Google Home Mini brinda toda la potencia de Google Assistant en un atractivo altavoz mucho más pequeño. Dotado con diferentes terminaciones textiles, ha sido diseñado para ocupar el mínimo espacio posible, simplificando así el uso de múltiples unidades por todo el hogar. Coqueto pero asequible, tiene un precio de 59 euros. También está disponible en color carbón.

Comprar


Etiquetas: , ,