Cuando se habla de los robots, puede parecer que estamos ante un fenómeno que tiene lugar lejos de la cotidianidad de nuestras vidas, en ámbitos como el industrial o en el de los laboratorios de I+D de las empresas o en el de las películas de ciencia ficción. Pero lo cierto es que los robots ya han llegado a nuestras vidas hace tiempo, aunque sea a cargo de tareas tan mundanas como la limpieza del suelo de la mano de empresas como iRobot y sus robots aspirador Roomba.

El primer robot aspirador de iRobot se presentó en 2002 con el nombre de Roomba como resultado del esfuerzo conjunto de tres robotistas (Colin Angle, Helen Greiner, y Rodney Brooks) que fundaron iRobot en el año 1990. A partir de ahí, la evolución de los Roomba ha ido de la mano de la inversión en I+D, así como de la evolución de la tecnología en campos como la IA o los microprocesadores.

No en vano iRobot invirtió en 2017 100 millones de dólares en I+D y en 2018 se invirtieron 120 millones, con más de 1.000 patentes registradas, según declaraba Colin Angle, cofundador y presidente ejecutivo de iRobot en una entrevista para Xataka.

En busca del robot aspirador perfecto

A pesar de que puede parecer una tarea simple, la limpieza del suelo de un hogar es un reto para los diseñadores de robots. El objetivo es que los usuarios se olviden de la limpieza de los suelos. En esta infografía, resumimos las características que debe tener el electrodoméstico casi perfecto.

Infografía - Prestaciones que se deben pedir a un robot aspirador

Como podéis ver, los robots aspiradores tienen que ser capaces de recorrer toda la superficie del hogar sin interrupciones y sin dejar espacios sin limpiar, ya sea por no pasar por la zona en cuestión o por no ser capaz de aspirar la suciedad.

También tienen que tener suficiente autonomía, así como inteligencia para detectar obstáculos, desniveles o cambios en el mobiliario. Además, es importante que operaciones como el vaciado del depósito cuando esté lleno sean lo más espaciadas en el tiempo y autónomas como sea posible.

Esta es la “lista de la compra” de un robot aspirador, pero su correcta implementación precisa de una tecnología bien pensada y ejecutada, tanto en la parte mecánica como de electrónica y software. Por ejemplo, para que la suciedad sea aspirada con eficiencia, los modelos Roomba i7/i7+ cuentan con una potencia de aspiración 10 veces superior a la del sistema AeroVac™ de los modelos de la serie 600.

Roomba i7 e i7+

En la parte mecánica, tenemos también en los cepillos de goma un notable refinamiento que permite que estén permanentemente en contacto con la superficie y adaptarse a los distintos tipos de suelo del hogar. Completa este apartado la integración de un cepillo lateral para la limpieza de las esquinas y zonas aledañas a las paredes y otros obstáculos, que se realiza en el caso de los Roomba i7 e i7+mediante un sistema de aspiración AeroForce en tres fases que arranca la suciedad y la aspira en alfombras, suelos de madera o cerámicos.

En los detalles está la diferencia

La evolución en la implementación de las características que hacen que un robot aspirador cumpla con su función de un modo óptimo también se manifiesta en la parte de la electrónica y el software.  Los Roomba i7 e i7+ que nos están conduciendo por este recorrido llevan la tecnología de reconocimiento de imagen a un nivel muy avanzado. De hecho, emplean cámaras y sensores para mapear el espacio o para identificar zonas con suciedad en el suelo.

Roomba i7 e i7+

Este mapeado no se reduce a una única estancia. Los modelos de iRobot de nueva generación permiten crear mapas de los lugares donde se quiere limpiar con la posibilidad de que el aspirador recorra las estancias seleccionadas cuando el usuario decida mediante la tecnología Imprint Smart Mapping. La detección de escaleras y obstáculos impide que el aspirador pueda caerse y se minimizan las posibilidades de que se quede atascado en algún punto.

Una vez que se han creado los mapas de las diferentes estancias, como apuntábamos unas líneas más arriba, es posible asignarlas por separado o en conjunto para que el robot realice su labor de limpieza. Y todo ello a través de una app para smartphone, que en el caso de los Roomba es iRobot Home.

Extras con un importante valor añadido

Roomba i7 e i7+

A medida que el hogar conectado se convierte en una tendencia ineludible dentro del sector de la tecnología, las exigencias de los usuarios también van aumentando y los fabricantes tienen que estar a la altura.

iRobot, sin ir más lejos, acompaña a su Roomba i7+ de una base que, además de cargar la batería, permite vaciar el depósito de aspiración. No habrá que preocuparse durante semanas del vaciado de la suciedad gracias a su capacidad de hasta 30 vaciados completos. El modelo Roomba i7 es compatible con esta estación de vaciado.

Roomba i7 e i7+

La autonomía de estos aspiradores alcanza los 90 minutos, con un sistema de regreso a la base automático que se calcula de forma inteligente dependiendo del tamaño de la casa que se esté limpiando, así como de la ubicación del robot en relación con la carga de la batería. Cuando esté de nuevo cargado, reanudará la limpieza donde la dejó.

Otra tendencia que se está incorporando es la de añadir compatibilidad con sistemas de voz  como Alexa o el Asistente de Google. Es decir, podremos controlar nuestro Roomba i7/i7+ a través de Alexa o el Asistente de Google mediante comandos como “Oye, Google, dile a [Nombre del robot] que limpie [Nombre de la habitación]”. El nombre del robot y el nombre de la habitación se habrán asignado a través de la app iRobot Home.

El objetivo, que no hay que perder de vista, y que en iRobot tienen muy claro, es el de hacer que los robots se hagan cargo de las tareas tediosas y repetitivas de un modo tal que ni nos demos cuenta de que están ahí. Después de años de evolución, tecnologías como la aspiración de alta capacidad de succión con varias fases y rodillos de goma permanentemente en contacto con las superficies, el mapeado inteligente, la base de carga con vaciado automático del depósito de limpieza o la compatibilidad con asistentes de voz hacen realidad este objetivo.

iRobot Roomba i7

Roomba i7 e i7+

El robot aspirador Roomba i7 es el nuevo lanzamiento de iRobot para que la limpieza del hogar sea lo más desatendida posible. Así, aprende, mapea y se adapta a cada habitación utilizando la tecnología Imprint Smart Mapping. Cuenta también con tecnología de detección de suciedad, se recarga de forma automática  y utiliza un sistema de limpieza en tres fases con dos cepillos de goma multisuperficie y una escobilla lateral. Además, se puede controlar desde el móvil vía app y es compatible con Alexa y el Asistente de Google.

iRobot Roomba i7+

Roomba i7 e i7+

En el caso de la versión plus, al Roomba i7 le acompaña la estación de vaciado automático Clean Base. Al llenar su depósito, se desocupa automáticamente en una bolsa cerrada con capacidad para 30 vaciados, lo que nos permite olvidarnos también de esta cuestión durante semanas.

En Tecnología de tú a tú | Tecnología para cuidar a nuestras mascotas y facilitar la convivencia


Etiquetas: ,