Pasamos mucho de nuestro tiempo al lado de “máquinas”. El PC del trabajo, el móvil, la tele, sin olvidar el transporte público o privado, los electrodomésticos y la infinidad de pequeñas herramientas tecnológicas que nos facilitan el día a día. Herramientas novedosas como el Asistente de Google se encontraron inicialmente con el desconcierto del público, pero hoy son una realidad sencilla: nos ayudannos hacen algunas cosas mucho más fáciles.

El día tiene 24 horas, no podemos hacer magia con nuestro tiempo, pero gracias a los asistentes digitales podemos simplificar tareas habituales como la organización de viajes o la actualización de nuestra agenda. Un asistente puede ayudarnos a ser más productivos, aprovechar mejor nuestro tiempo e incluso organizar nuestros descansos para disfrutar de esos momentos de ocio.

¿Tienes dudas? Aquí van un buen puñado de ejemplos de cómo el Asistente de Google puede, a través de altavoces como Google Home y Google Home Mini, ayudarnos a aprovechar al máximo las áreas centrales de nuestra vida, no sólo en cuestión de productividad laboral, sino también de esparcimiento.

Planificar tus viajes

asistente

Google ya cuenta con una herramienta para planificar viajes, Google Trips, que incluso analiza nuestras reservas online y nos ofrece información de la ciudad a visitar, por si queremos descargar un paquete de actividades para cuando estemos sin datos o WiFi. Pero esto no queda aquí. Ya estemos de vacaciones o viajes de negocios, el Asistente de Google puede añadir un plus de fluidez en nuestra gestión.

En primer lugar, buscando vuelos, alquileres u hoteles baratos. Con el comando “Ok Google, busca un hotel barato para el próximo jueves en Barcelona” nos arrojará información sobre esta petición. A partir de aquí podemos obtener direcciones e incluso añadir un recordatorio para que no se nos olvide hacer la reserva y plantarnos con las maletas sin tener la habitación. Es más, hasta podremos buscar puntos de interés cerca para saber cuál es la mejor cafetería en las inmediaciones.

asistente

Delegar estas tareas no significa que un robot tenga que hacerlo por nosotros, pero sí afecta a nuestra gestión de tiempo. Con un simple “Ok Google, recuerdame que mañana tengo reunión con un cliente” podremos introducir en nuestra agenda los eventos más importantes del viaje. Y, para editarlos, pidiendo “muéstrame mis recordatorios” se listará lo que tenemos pendiente para elegir qué modificar.

Si estamos dudando entre varios vuelos podemos preguntarle qué vuelos hay disponibles en cada día. Y si al salir de la habitación del hotel necesitamos algún coche, con “Ok Google, necesito un servicio de alquiler de autos”, el asistente nos dará la info de las fichas de servicios más cercanos, dirección postal y nombre.

Atajos para comunicarnos

asistente

En ocasiones también podemos dejar el móvil olvidado en algún rincón de la casa (u oficina, que para numerosos autónomos es lo mismo) y perderlo. Algo tan simple como decirle “encuentra mi teléfono” bastará para dar con él y poder contactar con ese cliente o compañero que lleva todo el día tratando de dar con nosotros. Porque no siempre es posible dejar todo lo que nos traemos entre manos para ponernos a revolver cajones en busca del smartphone perdido.

Y quienes velan por su privacidad, no deberían preocuparse. El Asistente de Google cuenta con un modo de edición de historial. Podemos consultar nuestra actividad, consultar la cuenta y borrar lo que queramos.

Gestiona el calendario

asistente

Lo que nos lleva a la gestión de nuestro Calendar, otra app sin la que muchos ya no sabemos vivir. Además de la edición básica, con peticiones como “apunta cita con el dentista para el 30 de noviembre”, podemos realizar preguntas que nos ayuden a programar nuestro día. Y puesto que todo el proceso se realiza mediante órdenes de voz, sin necesidad de pulsar tecla o botón alguno, no importa si estamos atascados con el papeleo diario o haciendo las croquetas de la cena (por cierto, si eres de los que ni siquiera recuerdan qué llevan unas croquetas, también puedes crear una lista de la compra con los ingredientes necesarios).

Entretanto podemos ir pensando en los planes del fin de semana. A la pregunta “¿qué hay ahora en el cine?” nos recitará la cartelera, ayudándonos a elegir la película más adecuada. Una vez hayamos hecho nuestra elección podremos preguntarle por los horarios de pases. Ya solo nos quedará confirmar la reserva.

¿Y qué pasa si un día nos despertamos tarde? Sí, el desayuno puede ser la comida más importante del día, pero aún es más importante llegar a tiempo al trabajo. En ese caso podemos ir vistiéndonos mientras Google Home nos lo prepara, y es que podemos encender nuestra cafetera eléctrica solo con la voz, conectándola a un enchufe compatible con el Asistente de Google para sacarnos del apuro.

Investiga, aprende y disfruta

asistente

Creemos que un asistente viene bien para responder alguna pregunta simple. El clásico “Cómo se dice hasta luego en alemán”. Pero si eres adolescente, estás delante de un montón de folios manuscritos y no recuerdas un dato muy específico, un nombre o fecha, el Asistente de Google ahorra tiempo y recursos como nadie.

Porque tanto nos da pedirle el resultado de una raíz cuadrada que los afluentes de un río, que nos cuente cuándo falleció Elvis Presley o cuántos años tenía, incluso podemos preguntar por su altura o cuántos discos sacó al mercado. La información disponible de esta inmensa base de datos pasa a estar disponible a golpe de interrogativa sin tener que tocar ni una sola tecla.

La investigación en línea forma parte de las rutinas de cualquier estudiante universitario, así que la suma de cada minuto componen un buen puñado de horas al cabo de un año. Porque la clave del Asistente de Google y, por ende, cualquier herramienta de ayuda, reside en su capacidad de hacer más sencillo nuestro día a día. Se trata de una herramienta que comprende el hecho de que la tecnología debe estar al servicio de la sociedad y no al revés.

Y además, ayudas en tu economía diaria

asistente

Mientras pedimos el clásico “cuéntame las noticias del día” o el típico “añade tomates a la lista de la compra”, el Asistente de Google puede echarnos un cable con la gestión de ganancias y pérdidas. Sí, necesitaremos el móvil para esta ecuación pero, ¿cuándo no lo llevamos encima? Primero solicitamos registrar una nota con “Ok Google, toma nota: pagar 50 euros al cliente y apuntar 120 euros de la compra”. Estas notas se guardarán y nosotros después podremos pasarlas a un archivo Sheet semanal/mensual/trimestral para llevar una contabilidad más estricta. Tan sólo tendremos que repasarlas.

Es un pequeño truco muy útil que, junto con cualquier app para escanear documentos con la cámara de fotos —que también exige el móvil y añade los archivos en el formato que elijamos directamente a nuestro Google Drive— nos permite componer una suite de herramientas útiles en nuestra vida laboral. Todas estas funciones se gestionan a través del Asistente de Google, al que también se puede acceder desde tu smartphone.

Google Home

asistente

El altavoz inteligente Google Home ofrece una experiencia acústica de calidad y controles táctiles en la parte superior del dispositivo aprovechando su mayor tamaño frente a la versión Mini. Cuidadosamente diseñado para integrarse en cualquier estancia, su precio es de 149 euros.

Comprar

Google Home Mini

asistente

Google Home Mini brinda toda la potencia del Asistente de Google en un atractivo altavoz mucho más pequeño. Dotado con diferentes terminaciones textiles, ha sido diseñado para ocupar el mínimo espacio posible, simplificando así el uso de múltiples unidades por todo el hogar. Coqueto pero asequible, tiene un precio de 59 euros. También está disponible en color carbón.

Comprar


Etiquetas: ,