Tras varios meses de espectación y rumores, Google, cada vez más gigante, se mete ahora en el terreno de los navegadores de Internet y lanza el suyo. Su nombre es Chrome, su logo recuerda al célebre juego Simón, y en la web oficial ya puedes descargarte, gratuitamente, su primera versión beta. De momento sólo está disponible para Windows. Los usuarios de Linux o Mac OS X, tendrán que esperar aún un poco, pero lo tendrán.

Como decíamos, es beta, es decir, no es la versión definitiva, por lo que tendrá algún que otro fallo, pero su funcionamiento es más que satisfactorio. De entrada es más rápido que sus principales competidores (Internet Explorer y Firefox), es decir, carga las páginas en menos tiempo. Su sistema de navegación también se realiza mediante pestañas, pero son independiente unas de otras. Y es que Chrome es un navegador multiproceso por lo que si una página se cuelga, sólo habrá que cerrar la pestaña donde se estaba cargando y no provocará un fallo general de todo el programa.

Respecto a la seguridad, protege del phishing, tiene dispositivos antispam y, en caso de que queramos, podemos navegar en una de las pestañas sin dejar datos privados durante nuestro paseo por la web.

En resumidas cuentas, estamos ante una interesante alternativa a los navegadores habituales y con la marca Google que le da cierto peso. Además, está creado en código abierto, por lo que los usuarios podrán aportar su granito de arena para ayudar en el futuro a mejorar el programa. No se puede pedir más por menos.


Etiquetas: ,