Una aplicación gratuita nunca fue tan frecuentemente actualizada y con contenidos de tanta calidad. En 2006 Google Earth dio la vuelta al mundo por su innovación, al permitir que millones de personas pudiesen viajar sin desplazarse más allá del sofá de sus humildes hogares.

Consiguieron modelar en 3D las principales ciudades y monumentos del planeta, permitieron viajes virtuales con fotos de 360º,vuelos en avión e incluso vislumbrar las estrellas del firmamento que tanto fascinaron a las civilizaciones clásicas.

El proyecto Google Earth ahora se adentra en las profundidades del Océano para permitir ver los lugares más recónditos y vastos del planeta. Si dos tercios de la Tierra están ocupados por agua, Google Earth puede quedarse pequeño con lo ambicioso del nuevo objetivo de Google.

Durante el mes de Febrero tendrá lugar un evento en San Francisco para presentar la nueva extensión de la aplicación cuyo futuro es impredecible, gracias a la imaginación y creatividad que los impulsa. Ya hubo un guiño a esta temática en la reciente MacWorld en la que se expuso una beta de EarthSurfer en conjunción con Nintendo Wii, permitiendo surfear por la costa haciendo uso de la famosa Wii Balance Board.

Es de suponer que si consiguieron conectar el WiiMote para usarlo de ratón de forma casera, el versátil uso de la Wii Balance Board no tardará mucho en correr la misma suerte en otras aplicaciones. Los más de 400 millones de visitas que ha recibido la web oficial de Google Earth, podrán disfrutar de ahora en adelante de más funciones educativas como el estudio de los efectos del cambio climático sobre el nivel del mar, la repercusión en los polos y los movimientos de las mareas.

Para dirigir este estudio oceanográfico se ha requerido de los servicios de personajes ilustres de NAtional Geographic expertos en la materia e incluso de nombres tan ilustres como Al Gore, uno de las mayores eminencias y voces mundiales relacionadas con el cambio climático.

En un principio sólo estará mapeado un 10% de la porción marítima del planeta debido al desconocimiento y dificultades que aún hoy esconde el territorio de Neptuno. Sus secretos no permanecerán a salvo mucho tiempo.


Etiquetas: