Desde los albores de los correos electrónicos, tanto webmail como POP/IMAP, siempre se ha caído en el error de incluir como destinatarios de un mail a personas que no debían recibirlo. Ya fuese por causas familiares o personales, este error no tenía solución. De hecho, hoy día tampoco tiene solución, puesto que el funcionamiento de los servicios de correo se basa en en que un servidor recepciona un mail y lo reenvía a su destino.

De esta manera resulta imposible evitar que el mail llegue al destinatario, salvo el caso de servidores propios para mails de un mismo dominio, que se podría llegar a conseguir algo bastante eficiente pero sólo válido con las cuentas gestionadas por el servidor en cuestión.

Google, en base a las famosas estadísticas que dan lugar a todos sus “inventos”, ha determinado que el 90% de las veces que se envía un mail por error, en los 5 segundos siguientes se detecta esa equivocación e intento de cancelación de envío, en vano, por parte del usuario.

Por ello ha implementado un sistema de retraso en el envío, de forma experimental actualmente, que hace que tras pulsar el botón enviar se muestre al lado un botón cancelar, durante cinco segundos, por si, por un casual, se detectase la equivocación cometida al realizar ese envío. El sistema puede parecer lógico, evidente e incluso absurdo por lo sencillo.

Pero hay que reconocer que ningún cliente de correo ha implementado una opción que a más de uno salvará de un apuro. Pequeños detalles que van limando y perfeccionando el sistema de correo del futuro, que con seguridad no ha monopolizado el mercado actual por la vinculación e integración que tiene Microsoft Messenger con Hotmail, aunque realmente se puede usar toda cuenta validada en Passport para usar en Microsoft Messenger.


Etiquetas: