Con la vuelta al trabajo después del verano, se acaban las jornadas intensivas, empiezan los colegios y muchas empresas para ayudar a conciliar facilitan trabajar desde casa.  Revisar el correo, conectarse a aplicaciones o de forma remota a la oficina para finalizar alguna tarea es una necesidad. Pero no podemos hacerlo poniendo en riesgo datos y credenciales. Eso nunca. Veamos 11 situaciones en las que el VPN de Norton se vuelve imprescindible en tu trabajo.

Está bien que puedas trabajar desde cualquier lado si es necesario, mejor que quedarse en la oficina. También si el fin de semana necesitamos conectarnos en algún momento. No todo el mundo puede marcharse de la oficina y simplemente desconectar el teléfono. Podemos estar conectados a un WiFi público, en un alojamiento rural, buscar un coworking cercano en caso de emergencia simplemente en la cafetería de la esquina mientras desayunamos. ¿Pero es una conexión segura o estamos poniendo en riesgo nuestros datos si lo hacemos?

La gran ventaja de tener una VPN es que establece un túnel de cifrado, entre el emisor y el receptor de la información. De esta manera, aunque alguien consiga capturar la información, nunca podría acceder a los datos. Además puedes navegar por Internet de forma anónima, sin dejar rastros.

1. La WiFi de tu hotel puede que no sea segura

Si estamos de viaje en un hotel normalmente el único dato que vamos a pedir será la WiFi. Y si nos conectamos por trabajo será para resolver alguna emergencia. Ya tenemos bastante con que la conexión tenga la suficiente calidad para no tener que acabar con el portátil en el pasillo para garantizarnos cobertura. Pero no sabemos nada o muy poco sobre la seguridad de la conexión, el  tipo de cifrado que tiene, etc. Y en muchos casos en recepción carecen de los conocimientos para que nos quedemos tranquilos.

Y lo cierto es que aquí tampoco influye si has pagado un extra por WiFi de más calidad o no. Esto solo supone en la mayoría de los casos un mayor ancho de banda, pero de seguridad no hay noticias. Además de aspirar a que la conexión entre nuestro dispositivo y el punto de acceso WiFi vayan cifradas, debemos garantizar que nuestro equipo quede aislado del resto que están conectados a la misma red.

Porque ya no se trata de tener en la habitación de al lado a alguien de la competencia que quiera robarte los datos de tus clientes, sino de que en cualquier lugar del hotel haya un ordenador infectado por un malware que no discrimina ni mira a quién infecta. Simplemente intenta llegar a todos los equipos que puede para robar datos, secuestrarlos con cifrado a cambio de un rescate o controlarlos sin que seamos conscientes de ello.

Es importante a la hora de elegir VPN que no exista limitación del servicio en cuanto al tráfico generado a través de la misma si lo utilizamos para trabajo. A veces las emergencias implican estar conectados 24/7 para monitorizar un proceso y asegurarnos de que todo va bien. Vamos a necesitar la VPN en el hotel, tal vez en las instalaciones de una empresa cliente donde estamos trabajando muchas veces sin horarios.

2. Y tampoco la de la cafetería de la esquina

Menos posibilidades tiene la cafetería de la esquina de tener una WiFi segura. Muchas veces se aprovecha mientras se espera a un cliente para avanzar trabajo. En muy pocos casos la seguridad es un valor añadido a este servicio que prestan a los clientes. En este caso cualquiera que esté conectado a la misma red que nosotros podría de forma muy sencilla capturar nuestros datos y credenciales de acceso al correo, redes sociales, aplicaciones en la nube que utilizamos en la empresa, etc.

Ni que decir tiene que si accedemos de forma remota al ordenador de trabajo de la oficina, la VPN es algo imprescindible si no queremos poner en riesgo a toda la empresa. Porque ya no se trata de que nuestro portátil se pueda infectar, sino que toda la organización queda comprometida si alguien captura credenciales de acceso, IP, etc. Y todos esos datos son muy fáciles de obtener sin poseer demasiados conocimientos informáticos.

3. Hay que estar aislados de otros clientes conectados a la misma WiFi

Si toca trabajar mejor hacerlo de forma segura. Lo ideal es que los puntos de acceso estén configurados para que la WiFi además de aislar al cliente, los que nos conectamos de forma esporádica, del resto de equipos de gestión del negocio, ya sea este un Hotel, una casa rural o una cafetería.

Por otro lado también tienen que estar aislados entre sí, los equipos no pueden acceder a otros que compartan la misma red inalámbrica. Resumido de forma sencilla es como si cada dispositivo que se conecta tiene una WiFi privada para él. Lo malo es que pocas veces podemos estar seguros de cómo se ha configurado este punto de acceso. Por eso tenemos que poner la seguridad por nuestra cuenta.

4. Proteger los datos confidenciales y de negocio

Las VPN, como la versátil suite de Norton, ayuda a proteger datos confidenciales y de negocio. A veces la información que contiene un simple correo es clave para el desarrollo de un proyecto, datos estratégicos que no nos gustaría ver en manos de terceros. Si utilizamos aplicaciones en la nube o remotas para acceder a aplicaciones clave de negocio como el CRM (Customer Relationship Management) donde hemos anotado nuestras visitas a un cliente, o la oportunidad de negocio o nuestra aplicación de facturación donde tenemos datos básicos que no podemos comprometer.

Toda esta información que se intercambia podríamos hacerlo de forma segura a través de la VPN. En todo caso si no disponemos de una y necesitamos conectarnos, mejor que un WiFi del que no estamos seguros, utilizar nuestra conexión de datos del teléfono, incluso cuando estamos fuera de España, ahora que las operadoras no cobran por el roaming dentro de la UE.

5. Y también las credenciales de acceso a las aplicaciones y sistemas

La VPN nos puede ayudar a proteger nuestras credenciales de acceso. Cada vez que introducimos un usuario y una contraseña para acceder a un lugar, si no lo hacemos de forma anónima ya cifrada estamos poniendo en riesgo la seguridad. Y más aún si utilizamos la misma clave para diferentes servicios, algo muy habitual.

Conectarse desde la WiFi pública del aeropuerto, por ejemplo, puede suponer un grave riesgo para la seguridad si no lo hacemos debidamente protegidos. Y esto es algo que se hace de forma habitual sin muchas preocupaciones. El problema es que una vez capturados los datos el ataque muchas veces no es inminente, sino que se venden a terceros que serán los que traten de explotarlos.

6. Cumplir con las necesidades del nuevo RGPD

El pasado 25 de Mayo entró en vigor el nuevo Reglamento General de Protección de Datos. Entre otras cosas cambia la política de protección haciendo que la seguridad sea parte del diseño de la recogida de los mismos. Las empresas tienen que tomar las medidas que estimen necesarias para garantizar la seguridad de los datos personales.

No se impone el uso de una VPN para las conexiones remotas, pero si se produce una brecha de seguridad por este motivo será complicado justificar que se habían tomado las debidas precauciones. No solo se trata de proteger los datos de nuestra empresa, sino también los de nuestros clientes que confían en nosotros.

7. Una capa adicional de seguridad también desde tu propia casa

Cuando hablamos de WiFi pública todos pensamos en un aeropuerto, un hotel o un parque que facilita dicha conexión a todo el mundo. Pero no pensamos en nuestro propio hogar. Para un empleado que tiene que conectarse desde casa una VPN es un punto de tranquilidad muy grande.

Pongamos el ejemplo de conectarnos con el portátil que nos facilita la empresa. Ponemos la clave de conexión a nuestra WiFi y a trabajar. ¿Quién tiene una WiFi de invitados para que le aísle del resto de equipos de nuestra red de hogar? Pero tu hijo que tiene un portátil decidió descargar un programa. Para qué leer lo que aparece en pantalla, simplemente pulsamos siguiente, siguiente y siguiente.

El ordenador funciona bien, pero empieza a capturar tráfico de la red… entre el que puede estar las credenciales de acceso a nuestro equipo de oficina, del acceso a nuestro banco para realizar consultas, etc. ¿Estamos seguros de que los equipos de nuestro hogar están limpios?

8. Acceso a transacciones financieras con total tranquilidad

Una VPN es muy recomendable para el acceso a transacciones financieras, especialmente si estamos fuera de casa. Podemos necesitar realizar una transferencia de una cuenta a otra, verificar que hemos recibido un cobro o que hemos pagado una factura pendiente. Lo mismo si tenemos que trabajar con un programa de contabilidad o facturación, donde además almacenamos datos de clientes, proveedores, etc. que hay que proteger.

9. Protección para todo tipo de dispositivos, desde el smartphone al portátil

Cuando hablamos de proteger un dispositivo no solo nos referimos al portátil. Muchas veces las conexiones las realizamos desde nuestro smartphone o una tablet, por comodidad. Es fundamental que la VPN que hemos elegido nos permita proteger cualquiera de ellos, ya sea un teléfono o un portátil de Apple, por poner dos ejemplos.

10. Una VPN es tan fiable como el proveedor que nos la proporciona

Una cuestión importante en el uso de una VPN es cómo establece el túnel de cifrado. Normalmente se inicia la conexión desde nuestro terminal hasta el servidor del servicio y de ésta hasta el destino final. De esta forma la seguridad depende en gran parte del proveedor que nos proporciona el servicio. Lo mismo ocurre con la navegación anónima, ya que los datos pueden recogerse en sus servidores. Con la VPN de Norton podemos estar absolutamente tranquilos,  ya que no almacena ni rastrea nuestros datos.

11. Olvídate de los bloqueos geográficos si viajas fuera de España

Por último, en algunos casos tenemos que viajar por negocios a países que cuenten con restricción en el uso de Internet. Los bloqueos geográficos pueden ser un incordio para acceder a aplicaciones de trabajo o simplemente para buscar información que necesitamos. La VPN hace que nuestra navegación sea anónima, lo que permite ignorar estas restricciones.

La gran ventaja de las VPN es que están diseñadas para añadir una capa de seguridad, a través del túnel de cifrado y la navegación anónima, sin que el usuario sea consciente de ello. Para él es realmente sencillo, basta con conectarse al servicio para garantizar que puede trabajar de forma segura. Y esto es una gran tranquilidad cuando hablamos de conexiones de uso profesional.

1

Norton Security Deluxe

Con este Norton Security Deluxe contamos con una solución única, global y sencilla capaz de proteger hasta cinco dispositivos, incluyendo PCs, Macs, smartphones y tablets, todo con una completa suite de protección frente a virus.

2

En Tecnología de tú a tú | Cómo tener WiFi en vacaciones usando una conexión móvil 3G o 4G de datos

Imágenes |  Pixabay | Pexels | Pixabay | Pexel | Negative Space


Etiquetas: