Convertir el salón de tu casa en una sala de cine. Eso es lo que se pretende cuando se adquiere un home cinema, el complemento perfecto para tu televisión, con el que puedes aportar mayor sensación de realidad a cualquier experiencia que vivas desde el sofá de casa, ya sea ver una película en 3D, disfrutar del partido o sumergirte en la aventura de un videojuego. En esta somera guía te ayudaremos a elegir el reproductor y a distribuir adecuadamente los altavoces para conseguir las mejores prestaciones de tu home cinema

Analiza el espacio que dispones. Si tu salón es pequeño, a lo mejor no necesitas un sistema 7.1. Una vez que lo tengas claro, tendrás que elegir el reproductor que desees. Si adoras la alta definición y la máxima calidad de imagen, decántate por un Blue Ray. Si buscas algo más económico, la opción del DVD sigue siendo buena. Hay más variables a la hora de elegir esta parte del sistema, como la funcionalidad de Smart TV que incluyen algunos como el HT-D6750W de Samsung, equipado con el sistema HUB, que conectado a Internet a través de WiFi te permite el acceso a la plataforma Smart TV de la coreana.

Ya has elegido el reproductor, ahora piensa en los altavoces. Aquí, como comentamos antes, el espacio es fundamental. Para esta guía proponemos un sistema 5.1, que es el estándar que utiliza la industria y para el que están adaptados un mayor número de títulos. El 5.1 reúne cinco altavoces, el central emite sonidos medios o de voz, el delantero izquierdo y derecho emiten sonidos de amplio rango excepto los graves, el trasero izquierdo y el derecho emiten sonidos de ambientación y por el último el subwoofer emite todos los sonidos bajos o graves. Para los amantes de los videojuegos, existe el 7.1, que añade dos altavoces más.

A la hora de la instalación es importante conocer el sistema de conexión. La mayoría de equipos que están a la venta ya incorporan conexiones wireless que eliminan los cables y hacen más sencilla la distribución de los altavoces, además de mejorar la estética y la funcionalidad. Estos sistemas más cómodos garantizan, además, una perfecta calidad de sonido.

Distribuye los altavoces de manera que consigas el mejor efecto. El subwoofer, encargado de emitir los sonidos más graves, se coloca en la parte frontal, sin importar mucho su localización, aunque debes evitar que esté en una esquina. El altavoz frontal debe estar junto al televisor, arriba o abajo, lo más cerca posible de la altura de tu oído. A la misma altura han de estar los dos altavoces frontales, separados de manera equidistante del televisor a ambos lados unos 90 centímetros y orientados hacia el lugar desde el que vas a ver la televisión. Por último, los altavoces traseros han de estar situados un poco por encima de la altura de audición y un poco más separados que los delanteros para crear una sensación ambiental de película. Por último, prepara las palomitas y a disfrutar.


Etiquetas: ,