Las aplicaciones de retoque fotográfico en el móvil están de moda. Instagram, PicPlz y compañía nos permite darle un toque personal, y un poco más artístico, a nuestras fotos. Hoy os vamos a explicar cómo hacerlo con Pixlr-o-matic, una aplicación que, además de ser muy fácil de usar, nos permite elegir entre una gran variedad de filtros y efectos. Lo primero que tendremos que hacer es descargarla. Si tenéis un iPhone haced click aquí. Si en cambio tenemos un Android haced click aquí. Una vez instalada, comencemos.

Una vez hemos abierto la aplicación nos aparecerá un menú con dos opciones. El botón de la izquierda nos permitirá hacer una foto y procesarla posteriormente. El botón de la derecha nos permitirá seleccionar una foto que ya hayamos hecho previamente. Si no tenemos ninguna a mano y simplemente queremos experimentar, debajo tenemos tres fotos de muestra para probar los efectos. Una vez hemos hecho una foto o hemos cogido una, vamos al siguiente paso.


A continuación nos saldrá la fotografía que hemos elegido y un menú inferior que nos permite seleccionar el tipo de filtro y efecto. En el primero, el que tiene el icono de un carrete, nos permite seleccionar el tipo de revelado. Desde el clásico blanco y negro o el sepia a efectos más sofisticados como el tono que dejan las cámaras lomo. Hay muchos en cantidad y también en variedad. Una vez hemos seleccionado el efecto que más nos gusta, pasamos al tercer paso.


Aquí podemos seleccionar el tipo de iluminación. De nuevo, una gran variedad de efectos donde elegir. Un pequeño detalle: no tenéis por qué seleccionar uno de cada. Podemos seleccionar sin problema sólo uno o dos, no hace falta tener los tres de forma obligatoria. También podéis ir atrás en cualquier momento, por si no os gusta la combinación de los filtros que habíais seleccionado en principio.


Llegamos al último efecto. En este caso podemos añadir un marco. Desde un sencillo borde en blanco y negro a algunos más elaborados que imitan a una foto Polaroid o como si estuviera desgastada. Una vez hemos seleccionado la combinación de los efectos que más nos gusta, es hora de llegar al último paso: compartirla y guardarla.


Terminados todos los retoques tenemos tres opciones: guardar la foto (en tres formatos diferentes de calidad), compartirla con nuestros contactos por mail o las redes sociales y finalmente subirla a un servidor de Pixlr-o-matic para tenerla siempre a mano en la web. Si os ha gustado la aplicación, también tenéis una versión de escritorio y una online por si os apetece repetir estos pasos en vuestro ordenador.