Sin embargo, no sólo vale con instalarlo sino que tenemos que aprender a
configurarlo bien. Como este proceso varía según el programa, os
queremos dar unas pautas generales para que, paso a paso, protejamos
nuestro equipo en condiciones.

El primer paso, y quizá el más obvio, es la instalación. Los antivirus, al igual que la mayoría de aplicaciones para los ordenadores, se instalan a través de sencillos pasos donde se nos pregunta dónde queremos instalarlo y otros detalles como la licencia de uso. Recordad siempre leer bien lo que pone, para evitar disgustos. Normalmente, el proceso es sencillo por lo que no encontraremos problemas.


Una vez hemos instalado el antivirus nos dará la opción de abrirlo. Cuando estemos dentro de él lo más posible es que nos pida una configuración rutinaria para escanear nuestro equipo. Lo más conveniente es hacerlo, para localizar cualquier amenaza que tuviéramos en nuestro ordenador. Otros, también nos permite hacer al principio una copia de seguridad de los datos importantes. Aunque no es obligatorio, es bastante recomendable.

El siguiente paso es el cortafuegos. Normalmente viene activado por defecto pero es conveniente que lo validemos. Si somos usuarios de Windows, el sistema operativo también cuenta con su propio sistema. En principio no tendría porque dar problemas de compatibilidad, pero si algo dejara de funcionara, es conveniente desactivar este último para que no interfieran.


Es posible que, de manera adicional, necesitemos configurar los puertos. Es posible que tengamos algunos dispositivos que utilicen otros puertos para conectarse, por ejemplo las consolas, por lo que es conveniente introducir excepciones. Si no sabemos qué puertos tenemos que habilitar es tan sencillo como buscarlos en un buscador. La lista es demasiado grande y resulta imposible detallar cuáles usan cada aparato uno a uno.


Por último, y no por ello menos importante, tenemos que revisar las actualizaciones automáticas. Por defecto, suelen venir activadas pero es conveniente asegurarse de que es así. De tal modo, nuestro ordenador estará al día de todas las amenazas que vayan saliendo. Recordad que cuando se compra un antivirus la licencia dura una cantidad ‘x’ de años o meses. Es decir, cuánto tiempo recibiremos las actualizaciones.