Si te acabas de comprar un Mac, puede que estés algo liado con los accesos directos. Aunque no son excesivamente diferentes que los de Windows, si eres una persona acostumbrada a depender mucho de ellos puede que no sea sencilla la transición.
Lo primero de todo debes recordar que todas las opciones de cualquier programa de Mac OS X van acompañadas de su acceso directo, es cuestión de aprenderselo.
Lo segundo es que existe un resumen de las más importantes dentro de las Preferencias del Sistema, sección Teclado, apartado Funciones rápidas de teclado.
La tercera es una pequeña ayuda de que disponemos todos los usuarios, a la cual podemos acceder desde este listado de accesos directos, y mediante la cual se nos permite crear o modificar nuestros accesos directos de forma cómoda. Para editar cualquiera de los ya existentes únicamente debes de hacer doble click sobre la zona donde se muestra el acceso directo.
Si lo que quieres es añadir uno nuevo, tienes que pulsar sobre el botón “+” en la zona inferior. Se mostrará un nuevo menú donde podemos elegir la aplicación a la que queremos que afecte el acceso, a continuación escribimos el título de la opción (la que aparece en el menú) y por último la combinación de teclado que deseamos para ello.


Etiquetas: , , , ,