surface-pro-4-image-1

La evolución de los ordenadores se ha visto acelerada en el último lustro gracias a la evolución exponencial de la tecnología de sus componentes. Desde el procesador hasta el disco duro, pasando por la memoria, las comunicaciones o la pantalla.

La evolución tecnológica ha dotado a los fabricantes de un margen de maniobra excepcional a la hora de diseñar sus gamas de equipos de sobremesa y, especialmente, los portátiles. El punto de inflexión lo marcaron los ultrabooks, una categoría de portátil “inventada” por Intel, sumamente exigente en cuanto a grosor, peso y rendimiento.

Entre los requisitos que tenían que cumplir los equipos, estaba un grosor entre 18 y 21 mm, uso de discos de estado sólido, procesadores Intel de bajo voltaje, pantalla táctil o encendido rápido, junto con un precio por debajo de 1.000 dólares.

No fue fácil que los equipos se acomodaran al precio recomendado, por ejemplo, pero fue un primer paso con una evolución lógica que daría lugar a los equipos convertibles o dos en uno, en los que la pantalla podía abatirse o separarse del teclado para usar el equipo como tableta además de como portátil.

Llega el Surface Pro

Uno de los primeros convertibles que se presentó en sociedad fue el Surface Pro de Microsoft. Tuvo un componente de sorpresa notable, en un momento en el que los equipos MacBook de Apple copaban gran parte de las audiencias más exigentes, con decenas de fabricantes compitiendo por un mercado complicado. Pero el Surface hizo valer sus virtudes y dio paso un Surface Pro 2, Surface Pro 3 y Surface Pro 4.

El primer Surface Pro
El sistema operativo era Windows 8, supuestamente optimizado para el uso como tableta, donde el Surface Pro brillaba con luz propia, junto con el lápiz electrónico de precisión. Su tamaño de 10,6’’ con un peso de 910 gramos (sin teclado) y un procesador Core i5 de alto rendimiento fueron una combinación que marcó un antes y un después.

No era perfecto, y elementos como el lápiz no eran tan precisos ni robustos como los de la nueva generación, además de tender a calentarse por encima de lo recomendable,  pero sí estaba por encima de muchos otros modelos de la época, poniendo el listón muy alto en cuanto a calidad de fabricación, integración de componentes, rendimiento y funcionalidad.

El Surface Pro 4

Las sucesivas versiones fueron mejorando en aspectos como la pantalla, con un mayor tamaño y resolución, la mecánica del soporte trasero, la precisión del puntero, el rendimiento, la capacidad de memoria y disco duro o las comunicaciones, hasta llegar a la más reciente versión en su cuarta generación.

Además, el sistema operativo ha pasado de ser Windows 8 o Windows 8.1 a Windows 10, que en su versión “Edición de Aniversario”, incluye opciones más completas para el uso del lápiz digital entre otras novedades que trataremos más adelante.

En conjunto, el Surface Pro 4 es la versión más depurada de la familia Surface, donde también contamos con un Ultrabook convertible con teclado no desacoplable, el Surface Book. El Surface Pro 4 sí tiene un teclado desacoplable, con un diseño muy mejorado frente a las primeras versiones, donde no faltan teclas con un recorrido generoso, buen tacto e incluso con lector de huella dactilar y retroiluminado, con dos posiciones (elevada y plana) para maximizar la ergonomía.

surface-pro-4-2
El “target” del Surface Pro 4, por funcionalidad y versatilidad es sumamente amplio, aunque por precio y funcionalidad está más enfocado a una audiencia corporativa y profesional que al consumo masivo. Los entusiastas que busquen una solución tecnológica elegante y capaz también son potenciales compradores de este equipo.

Si entramos más en detalles, encontramos diferentes modelos dentro de la gama Surface, diferenciados por el procesador, la cantidad de memoria RAM y la capacidad del disco SSD.

Los procesadores Core M y configuraciones de 4 GB de RAM y 128 GB de disco están pensadas para usuarios que no necesiten un rendimiento excepcional, mientras que los procesadores Core i5 con 8 GB de RAM y 256 de disco están pensados para un uso todo terreno, dejando los Core i7 con 16 GB de memoria y 256 GB de disco para los que demandan el máximo rendimiento en un portátil.

Surface Pro 4, diseño y construcción

Todos los modelos de Surface Pro 4 comparten el mismo diseño, con acabados premium en cuanto a calidad y durabilidad. Sin ir más lejos, la carcasa está fabricada con magnesio, un material ligero pero muy resistente. Además, se ha hecho un esfuerzo importante para reducir al máximo el grosor y el peso, incluso en los modelos más potentes. De hecho, el peso es de menos de 800 gramos (786 gr) con un grosor de 8,45 mm sin teclado.

Con teclado, el peso está alrededor de 1,1 Kg, con un grosor de unos 13 mm (1,3 cm), lo cual no está nada mal teniendo en cuenta todo lo que ofrece este equipo en el que se ha prestado especial atención a detalles como el soporte trasero abatible con total libertad a la hora de definir el grado de inclinación, o el cable de alimentación, con un conector sumamente robusto.

power-supply

El cargador es ultra compacto, con una salida USB adicional para cargar nuestros dispositivos móviles aprovechando una única toma de alimentación, y con un peso muy reducido que apenas sí se nota en un maletín, mochila o maleta. Integra un conector USB 3.0, así como una ranura micro SD mediante la cual podemos ampliar la capacidad de almacenamiento usando tarjetas con capacidades de hasta 256 GB como las que incluye Sandisk en sus gamas de memorias. También tiene salida de vídeo al lado del conector USB.

Hay que decir que, en general, la toma USB permite cargar la mayoría de los móviles del momento, pero los que incluyen carga rápida no siempre hacen que el comportamiento sea el correcto, observándose cortes en la carga del Surface debido a un consumo elevado de energía por parte del dispositivo móvil.

La pantalla, de 12,3’’, tiene una resolución de nada menos que 2.736 x 1.824 píxeles (267 DPI), con lo que tenemos espacio de sobra para trabajar en escenarios multitarea con varias ventanas abiertas a la vez, al tiempo que la nitidez prácticamente alcanza el nivel “retina”. El recubrimiento es sumamente resistente y además es táctil y compatible con el puntero digital que viene junto con el Surface.

surface-pro-4-multiventana

El teclado Type Cover sí que hay que comprarlo aparte y, aunque no es estrictamente imprescindible, sí que es una compa recomendable para que el conjunto sea completamente funcional como portátil además de como tableta.

Estamos ante un equipo con una calidad técnica sobresaliente, teniendo en cuenta que en menos de 1 cm de grosor tiene que integrar la tecnología necesaria para mantener bajo control la temperatura de procesadores hasta Core i7.

Tecnología de alto rendimiento

Bajo el capó, el Surface Pro 4 presume de tener un motor sumamente competitivo y capaz de mover aplicaciones de todo tipo cuando trabajamos con una cantidad de memoria RAM de 16 GB y procesadores Core i7 junto con su disco SSD de 512 GB. Se trata de configuraciones con un precio elevado, pero únicas en su categoría. En la parte baja del rendimiento, los procesadores Core M son aptos para tareas que no exijan una potencia de cálculo excesiva, como puedan ser las ofimáticas o las relacionadas con el acceso a Internet o redes sociales.

El modelo que hemos probado está en un punto intermedio, con un procesador Core i5 de sexta generación de Intel, 8 GB de RAM y 256 GB de disco duro. La aceleradora gráfica está integrada en el procesador. La conectividad WiFi está a cargo de la tecnología 802.11ac, con Bluetooth 4.0, junto con USB 3.0, mini Display Port para el vídeo y la ranura micro SD también mencionada anteriormente.

surface-pro-4-4
Esta configuración es apta para prácticamente todos los públicos, con una adecuada relación calidad/precio/rendimiento. Las configuraciones superiores añaden un extra de rendimiento y capacidad, pero a las que solo sacarán partido profesionales en áreas como la autoría multimedia o el diseño, por ejemplo.

En nuestro caso, aplicaciones como Photoshop o Adobe Premiere se pueden usar con solvencia para, por ejemplo, realizar el “stitching” (pegado) de incluso más de una decena de imágenes RAW para crear una panorámica de alta resolución.

surface-pro-4-photoshop-2
Los procesadores usados en el Surface Pro no son tan potentes como los equivalentes Core i5 y Core i7 de sobremesa. Con un TDP de 15 W, tienen limitada la energía que consumen y por ende, el rendimiento, pero se comportan de un modo más que suficiente teniendo en cuenta que estamos antes equipos con menos de 1 Kg de peso.

No son ordenadores especialmente buenos para gaming, todo sea dicho, con una aceleradora gráfica integrada en la CPU. Para juegos ocasionales sí puede servir, o para jugar con títulos más exigentes pero siempre y cuando configuremos adecuadamente los parámetros de calidad y resolución para que no suponga un carga excesiva en el acelerador gráfico.

ifixit-bateria-surface-pro-4-huge
En cuanto a la batería, tiene una modesta capacidad de unos 38 Whr. Es uno de los apartados más flojos del Surface Pro 4 que hará que tengamos que llevar el cargador encima si queremos trabajar en movilidad sin miedo a quedarnos sin energía al cabo de un plazo que varía entre las dos y cinco horas dependiendo de qué tipo de aplicaciones usemos, o del modo de ahorro de energía que tengamos activado.

Cámaras, altavoces y conectividad

Con este equipo también podremos hacer fotos y grabar vídeo, aunque de un modo básico. La cámara frontal de 5 Mpx está pensada para videoconferencia, con micrófonos solventes para las comunicaciones de voz y altavoces con un buen nivel de volumen y calidad, incluyendo compatibilidad con Dolby. La cámara trasera de 8 Mpx es apropiada para hacer fotos ocasionales o grabar vídeo Full HD, aunque no debería ser nuestra primera opción si tenemos otras cámaras como la del smartphone.

La conectividad WiFi es 802,11 ac MIMO 2×2 (al menos de acuerdo con las pruebas de velocidad que hemos hecho, eso parece en cuanto al número de antenas) perfecta para sacar el máximo partido a esta tecnología de red que supera en velocidad y fiabilidad a WiFi 802.11n, y la Bluetooth, de tipo BT 4.0, adecuada para conectar periféricos y accesorios.

¿Qué podemos hacer con el Surface Pro 4?

La tecnología y el diseño del Surface Pro 4 hacen posible extender su uso a tareas mucho más allá de las propias de un portátil convencional, y también por encima de las de una tableta. El teclado se puede separar o abatir por detrás de la pantalla para usar el Surface a modo de tablet. Y la precisión de la pantalla táctil y del lápiz electrónico son excelentes a la hora de interactuar con aplicaciones o hacer bocetos, anotaciones o escribir sobre la pantalla como si fuera un cuaderno.

surface-pro-4-2
Por otro lado, tenemos un uso como portátil convencional, con una ergonomía muy conseguida, incluyendo apartados tan relevantes como el teclado y el touchpad, muy bien dimensionado y con una respuesta precisa tanto al tacto como a la presión en el momento de hacer “clic” derecho o izquierdo. Además, permite hacer gestos con varios dedos, como ampliar o reducir, o gestionar las ventanas abiertas para minimizarlas o seleccionarlas.

surface-pro-4-type-cover-mit-fingerprint-id
El ámbito donde el Surface Pro se mueve como pez en el agua es el corporativo, para profesionales que busquen una máquina fiable y que no ocupe un espacio excesivo y que no pese. Un buen ejemplo lo tenemos en el vídeo que sigue, con un ejemplo concreto de uso en un entorno empresarial.

Otros usos profesionales contemplan actividades en las que otros equipos no encajarían fácilmente, como las artísticas. Es cierto que hay tabletas equipadas con lápices electrónicos, pero no es fácil encontrar modelos con un rendimiento tan elevado, apto para usar aplicaciones de autoría multimedia como Photoshop o Premiere. O incluso de CAD. Los fotógrafos, por ejemplo, pueden encontrar en este equipo a una navaja suiza para trabajar con su fotos, organizarlas y editarlas.

Este boceto, sin ir más lejos, ha sido hecho con una Surface Pro 4 en cuestión de menos de 10 minutos usando la aplicación Bloc de Bocetos incluida con el sistema operativo Windows 10. Es notable la precisión en la tecnología “Palm Rejection”, de modo que no tenemos que preocuparnos por garabatear por accidente si tocamos la pantalla mientras usamos el lápiz.

boceto-captra
También es un buen equipo en escenarios como la educación para estudiantes que tengan que llevar el portátil encima todo el tiempo. En este caso es conveniente realizar una elección óptima del procesador, memoria y almacenamiento para que la inversión sea la apropiada sin excedernos, dependiendo del uso que se le vaya a dar.

En un ámbito doméstico, es un equipo adecuado para entusiastas con aficiones en áreas como la autoría multimedia que no quieran quedarse cortos en cuanto a capacidad y rendimiento eligiendo una configuración más o menos ambiciosa dependiendo del presupuesto que se tenga y de las necesidades concretas.

En cualquier caso, el Surface Pro encuentra su razón de ser en escenarios de movilidad. Para un uso doméstico hay propuestas más solventes en cuanto a rendimiento, por supuesto, pero con pesos más elevados y tamaños superiores.

Seguridad, bien resuelta

Además de las funciones de encriptación del disco (Bit Locker), este equipo cuenta con múltiples capas de seguridad con un foco especial en el acceso al equipo mediante biometría. Así, junto con la presencia de un lector de huella dactilar en algunos modelos de teclado Type Cover, tenemos Windows Hello, la tecnología para acceso mediante reconocimiento facial de Windows.

maxresdefault-2
Helo funciona de un modo casi mágico. Incluso en oscuridad o con un contraluz fuerte, Windows Hello es capaz de reconocer nuestro rostro de manera casi instantánea y hacer que iniciemos nuestra sesión de un modo totalmente fluido y sin necesidad de teclear contraseña ni pin alguno.

Hello también está incorporado en el terminal Lumia 950 y 950 XL con un funcionamiento también excepcional. Se trata de tecnologías que permiten blindar el sistema contra accesos no deseados en los que no hay forma de que nos roben una contraseña o un pin por descuido.

lumia_950xl_marketing_03_dsim
Así mismo, la integración con la nube de Microsoft permite ubicar remotamente a nuestro equipo, aunque no hay opciones para borrarlo remotamente.

locate-surface

Protegiendo la inversión

Desde el punto de vista de retorno de la inversión, el Surface Pro 4 es un equipo que resiste bien el paso del tiempo. Si elegimos correctamente la configuración en el momento de la compra, será un portátil que puede estar en activo muchos años. El único punto que es mejorable es el de la autonomía. No esperes que la batería te dure todo el viaje en un vuelo a Estados Unidos, por ejemplo. De todos modos, incluso llevando el cargador encima su movilidad es excelente. Y además nos ahorramos el cargador del móvil al tener un puerto USB integrado.

Es un equipo robusto y resistente y bien pensado. La bisagra del soporte trasero es fiable y precisa. La fijación magnética del lápiz electrónico es fuerte y no es fácil que se desprenda por accidente. La pantalla, así como el teclado Surface Type Cover son también robustas, de modo que podemos estar tranquilos acerca de la integridad del display.

boceto-2

La refrigeración es efectiva. Hay ocasiones en las que el ventilador “salta” para mantener bajo control la temperatura, pero en un uso normal, ofimático, no sucede con frecuencia, de modo que el funcionamiento es silencioso y “tranquilo”.

En conjunto, estamos ante una propuesta entre las mejores del momento en el segmento de los ordenadores convertibles 2 en 1. Pensado hasta el mínimo detalle, y con mejoras notables frente a sus predecesores, reflejo del interés por parte de Microsoft para hacer que la familia Surface sea la mejor plataforma de hardware para escenificar las virtudes de Windows 10.

No sin el sistema operativo

Precisamente, que Microsoft esté detrás de Windows 10, permite que vayan de la mano los avances en hardware y en el propio sistema operativo. La más reciente actualización de Windows 10, la denominada “Aniversary Update” (versión 1607) incluye mejoras en aspectos de los cuales se beneficia especialmente el Surface Pro 4.

windows-10-aniversary-update-2

Además de Windows Hello, la tecnología de reconocimiento facial que permite acceder al sistema sin más que mostrar nuestro rostro frente a la cámara, la integración entre hardware y software abarca otros apartados, como el lector de huella dactilar en el teclado Windows Cover, o el lápiz electrónico.

Por ejemplo, en la versión de aniversario, se han mejorado las opciones para Windows Ink, la tecnología que permite sacar partido al lápiz electrónico. Así, pulsando sobre la parte superior del lápiz, se abre el área de trabajo de Ink, con opciones para crear notas, hacer bocetos o hacer anotaciones sobre la pantalla.

windows-ink

En el navegador Edge, ahora se puede usar Windows Hello, el sistema de autenticación facial de Microsoft. Y también contamos con extensiones, disponibles en la Tienda de Microsoft.

extensiones-edge

Son algunas de las mejoras incluidas en la versión de aniversario de Windows 10 junto con otras en Windows Defender, en la apariencia de menús y temas o en el asistente Cortana, que ahora se puede usar también en la pantalla de bloqueo, así como en terminales Android con opciones de sincronización de alertas desde el terminal hasta nuestro sistema.

La barra de notificaciones también ha sido rediseñada para alojar más información y mediante una interfaz más ágil y directa. En conjunto, la actualización de aniversario de Windows 10 hace que el surface Pro 4 mejore su repertorio de habilidades y funcionalidades tanto en software como en hardware.

Lo mejor

  • Rendimiento e un tamaño y peso muy reducidos
  • Buena funcionalidad como tableta y como portátil
  • Lápiz electrónico de precisión
  • Construcción de calidad, robusta y ergonómica
  • Pantalla nítida y con un tamaño óptimo
  • Integración con Windows 10

Lo peor

  • La autonomía es mejorable
  • Sólo tiene un puerto USB 3.0

Características del equipo probado

  • Procesador: Intel Core i5 6300U Skylake
  • Gráficos: Intel HD 520
  • RAM: 8 GB DDR3
  • Disco: 256 GB SSD
  • Conexiones: WiFi 802.11 ac, BT 4.0, Bluetooth 3.0, mini HDMI, ranura micro SD
  • Pantalla: 12,3’’, 2.376 x 1.824 px
  • Cámaras: frontal de 5 Mpx y trasera de 8 Mpx
  • Batería: 38,2 Whr
  • Peso: 786 gramos (sin teclado)
  • Dimensiones: 292,10 x 201,42 x 8,45 mm
  • Teclado: opcional Surface Type Cover con lector de huella dactilar, 310 gramos, 4,9 mm de grosor

 

ASUS 10,1'' Microsoft Surface Pro 4 con teclado Type Cover

Foto | batería. Fuente ifixit


Etiquetas: , ,