A ningún carpintero se le ocurriría cambiar el serrucho por un zapato ni un electricista buscaría corrientes con los dedos. ¿Por qué entonces se sigue cometiendo el error de comprar el ordenador portátil equivocado? Porque si buscamos un equipo para trabajar diariamente con él, deberíamos tratarlo como lo que es: una herramienta de uso profesional con todo lo que ello conlleva.

La cuestión es que no poca gente se pierde en el habitual laberinto de siglas y componentes. Es comprensible. Esta frustración lleva a la compra del ordenador incorrecto y finalmente se traduce en frustraciones, pobre rendimiento e incluso averías. Para evitar este tipo de situaciones es importante saber qué debemos exigir a un portátil profesional. En Tecnología de Tú a Tú te damos los consejos para que escojas correctamente.

El peso: mejor si no te enteras de que lo llevas encima

Antes de nada hemos de considerar la clase de labores que vamos a desempeñar con nuestro portátil. Y sobre todo, cómo. ¿Vamos a usarlo principalmente en la oficina y cuando llegue la noche se va a quedar allí? En ese caso posiblemente la cuestión del tamaño y el peso sea menos importante. ¿Lo meteremos a la hora de cerrar en una mochila para llevárnoslo a casa? Entonces será mejor que prestemos mucho atención a lo que compramos.

Los laptops modernos dieron un enorme salto en materia de portabilidad con la llegada del formato Ultrabook, pero también hay que decir que no todos son iguales. Llevar kilo y medio en la mochila o el maletín puede introducir un desgaste físico muy importante, y créenos si te decimos que si te lo llevas “de paseo” todo el día acabarás molido.

La máxima es por tanto clara: cuanto más ligero, mejor. Pero cuidado, porque una cosa es que busquemos un portátil liviano y otra que valga cualquier cosa. Puesto que va a ser un equipo con cierto trote, deberíamos huir de los modelos fabricados en plástico o materiales endebles. No es el caso del LG Gram, que a pesar de marcar menos de un kilogramo en báscula está construido con una resistente mezcla de magnesio y nanocarbono.

Y mucho ojo con el grosor. Porque así como queremos que ocupe el mínimo espacio en la mochila, posiblemente nos interesará contar con el máximo número de puertos posible. No es lo habitual que los portátiles más finos retengan todos los puertos habituales, así que presta atención a la ficha técnica. Pero ya hablaremos de este punto en mayor profundidad.

La autonomía: porque sabes a qué hora entras, pero no cuándo sales

Como decíamos, un ordenador portátil profesional debe ser examinado como si fuera una herramienta de trabajo. No deja de ser como quien compra un taladro eléctrico. A lo mejor el más barato cumple la función si solo lo queremos para colocar una estantería, pero si nos ganamos la vida montando muebles querremos un aparato potente, con una buena batería y que no nos vaya a dejar tirados.

Pues un ordenador es lo mismo. Nunca vamos a saber si allá a donde viajemos vamos a tener una toma de corriente para conectar nuestro portátil, así que deberemos asegurarnos de tener la mayor autonomía posible para evitar disgustos. O simplemente para tener la seguridad de que aunque no lo hayamos cargado durante la noche tendremos batería suficiente para salir de un apuro.

En el factor de la autonomía intervienen muchos factores. En el mismo instante en el que introducimos procesadores de cierta categoría y pantallas de gran tamaño este dato se desploma. Aquí es donde se hace necesario una correcta optimización de los recursos y la utilización de componentes adecuados.

Por ejemplo, LG no utiliza discos duros mecánicos en el Gram, sino unidades SSD. Su tecnología no requiere de partes móviles, por lo que presentan un consumo ínfimo y sin embargo son muchísimo más rápidas. Junto a otras optimizaciones, el resultado es que la versión de 13 pulgadas goza de una autonomía de hasta 22,5 horas para aguantar toda una jornada de trabajo y lo que pueda venir después.

El teclado, nuestro inseparable compañero de trabajo

Otro aspecto muy a tener en cuenta es el teclado. No estamos hablando de un ordenador normal. Es un portátil. Nadie lleva un segundo teclado en la mochila en caso de que no le guste el de su equipo, así que hay que escoger bien el tamaño e incluso las prestaciones del mismo, tanto si queremos un portátil para redactar textos como si por el contrario vamos a utilizarlo como máquina de contabilidad.

Puesto que no siempre vamos a tener una buena iluminación ambiental, posiblemente nos interese que el teclado sea especialmente visible. Gracias a la iluminación LED independiente podremos asegurarnos de poder trabajar aunque se nos eche la noche encima o se vaya la luz, que no siempre es una ocurrencia inusual en según qué profesiones.

Por otro lado, también hay que prestar atención a la posibilidad de incorporar un teclado numérico independiente de la clásica fila. Este bloque lateral, tremendamente práctico si nos dedicamos a llenar hojas de Excel o hacer cuentas en la calculadora, puede estar presente en los modelos de cierto tamaño, tal es el caso del LG Gram de 15 pulgadas.

Si nuestro trabajo requiere la introducción de números con rapidez y frecuencia deberemos inclinarnos por un portátil que incorpore un teclado numérico independiente. Seremos mucho más productivos. Si este no es el caso, es posible que un portátil más pequeño como los Gram 13 y Gram 14 cumpla perfectamente el papel.

Vas a tener días duros: que tu portátil esté a la altura

Antes hablábamos de la necesidad de buscar un ordenador ligero, que no débil. Y no podemos hacer el suficiente énfasis en este aspecto. Porque las cosas son como son: por mucho que cuidemos nuestros portátiles, van a llevarse golpes, sacudidas e incluso algún que otro remojón. Son equipos hechos para el trote, y más aún en el caso de los equipos profesionales.

Incluso si somos cuidadosos, nuestro portátil se va a llevar unos cuantos tumbos al meterlo y sacarlo de la mochila. También es posible que nos lo dejemos olvidado en el coche un espantoso día de verano. O que una racha de viento en el parque nos llene todo de tierra. Son eventualidades que pueden reducir drásticamente la vida útil de un ordenador o incluso provocar una avería catastrófica.

Pocos fabricantes ofrecen equipos preparados para este tipo de situaciones. LG es una de las marcas con más experiencia; no en vano, sus smartphones de gama media y alta ya ofrecen un elevado nivel de resistencia a factores como el agua y las caídas. Estas son prestaciones que se ven replicadas por la nueva familia de portátiles LG Gram, testadas siguiendo los estándares militares MIL-STD 810G.

lg gram

Este extensísimo documento, que regula las condiciones que ha de soportar el material utilizado por el ejército estadounidense, garantiza que el LG Gram puede soportar condiciones directamente letales para otros ordenadores. Por ejemplo, soporta fuerzas de hasta 20G sin sufrir daños, por lo que brinda una resistencia notable frente a caídas, pero también temperaturas de entre -25 y 71 ºC.

Asimismo, todos los LG Gram de última generación son resistentes a vibraciones (útil si vamos a utilizarlos en las inmediaciones de maquinaria pesada), la supercorrosiva niebla salina (muy importante en las regiones costeras) y son impenetrables por vientos de hasta 8,9 metros por segundo durante largos periodos de tiempo. Todos estos atributos garantizan que el equipo no solo es ligero, sino también duro como una roca.

Que tenga puertos para todos tus periféricos

Por último, es necesario que un equipo de uso profesional tenga los puertos que vamos a necesitar en nuestro trabajo. Dependiendo de nuestras circunstancias es posible que queramos utilizar un ratón USB, pero también un pendrive al que pasaremos información desde una tarjeta de memoria. O tal vez queramos conectar el portátil a un monitor externo o un proyector.

Por este motivo debemos buscar un portátil que sepa equilibrar factores como un perfil reducido y un peso manejable con la presencia de todos los conectores que podamos necesitar. Porque no hay nada más incoherente que comprarse un Ultrabook y tener que acarrear un concentrador de puertos USB para todos nuestros periféricos.

Lg gram

El LG Gram viene inusualmente dotado. A pesar de que el modelo de 13 pulgadas solo pesa 965 gramos y tiene un grosor de 15,5 milímetros incorpora todos los conectores más habituales, incluyendo tres USB de tamaño convencional, una salida HDMI, un minijack para auriculares y un lector de tarjetas microSD. Es más, hasta incorpora un puerto USB-C compatible con Thunderbolt y carga, de forma que podríamos utilizar uno de estos cables para cargarlo en lugar del clásico adaptador.

LG Gram Z980 13,3 pulgadas

lg gram

El LG Gram 13Z980-GAA50B es el modelo más pequeño de la familia. Posee una brillante pantalla de 13 pulgadas Full HD y un procesador de bajo consumo Intel Core i5 8250U con 8 GB de RAM, por lo que puede ejecutar con absoluta soltura las aplicaciones de ofimáticas y multimedia más habituales.

A pesar de su reducidísimo peso (menos de un kilogramo, batería incluida), es sorprendentemente resistente y viene con todas las opciones de conectividad que cabría esperar en un equipo mucho más grande. Su precio es de 967 euros.

Comprar

LG Gram Z980 14 pulgadas

lg gram

El LG Gram 14Z980 es la opción intermedia. Ligeramente más grande, incorpora los principales atributos del benjamín de la familia, pero ofreciendo una pantalla de mayores dimensiones. Gracias al uso de unos marcos extraordinariamente finos, sin embargo, tiene las dimensiones de un portátil ultrafino de 13 pulgadas.

Como sucede con su hermano pequeño, el peso es de menos de un kilogramo; 995 gramos, para ser exactos. Y sin embargo mantiene la resistencia y las capacidades de ampliación del resto de la gama, incluyendo la posibilidad de instalar una segunda unidad SSD para doblar el almacenamiento. Cuesta 1.209 euros.

Comprar

LG Gram Z980 15,6 pulgadas

lg gram

El LG Gram 15Z980 es la opción de los profesionales que buscan un portátil fino, ligero de gran autonomía y con una pantalla de buen tamaño para trabajar con hojas de Excel interminables o editar vídeo, labor para la que cuenta con un potente procesador Intel Core i7 8550U y nada menos que 16 GB de RAM.

Puesto que su pantalla IPS Full HD de 15,6 pulgadas da espacio para ello, el teclado incorpora un bloque numérico independiente, convirtiéndolo en la versión ideal para las personas que necesiten hacer cuentas habitualmente. A pesar de su mayor tamaño sigue siendo extraordinariamente ligero, con un peso de 1,09 kg. Está a la venta por 1.699 euros.

Comprar


Etiquetas: ,