Arranca el curso escolar y, con él, la carrera de todos los padres por comprar todo el material escolar que necesitan sus hijos. Una parte importante del presupuesto se destina a los libros de texto, aunque la llegada de las herramientas tecnológicas (como tablets y ordenadores) siga su curso imparable y una partida de ese fondo previsto quizás deba ir a la compra de uno de estos dispositivos.

¿Debemos decir adiós al libro en soporte físico? ¿Deben ser los portátiles y tablets los sustitutos del soporte de texto educativo tradicional?

Herramientas y modelos educativos

Para José Luis Pazos, presidente de CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos), el libro de papel es un “formato superado” y tiene, entre otros, el handicap de que no obedece a la forma de entender la vida de los alumnos. Sin embargo, esto no quiere decir que aboguen por la desaparición del libro de las aulas, ya que eso “sería una barbaridad”. En su visión, el libro debe estar presente, como bibliotecas de aula y material de apoyo, pero insisten en que a día de hoy “no se puede elegir una herramienta como única, y más cuando está obsoleta”.

school-book

Quizá el debate deba centrarse, pues, en qué entendemos como educación y si ésta va pareja a tener un dispositivo y conexión a Internet. “Si estudiar con normalidad significa que los niños abran el libro de texto, cojan los apuntes que toman en clase y empollen para que, cuando llegue el temido examen, abran la escotilla del embalse memorístico que se acumula por momentos en el cerebro, y les sirva para aprobar el examen, no es necesario un dispositivo y ni siquiera Internet. ¿Pero de verdad, queremos preparar a nuestros alumnos en este modelo de instrucción?”, se cuestiona el responsable de educación para HP en España y Portugal, Carlos Alonso.

¿Deben entonces los niños dejar de memorizar? Es es un debate que sigue generando controversia. Desde Samsung comentan que entrenar la memoria es, sin duda, beneficioso en el desarrollo personal y curricular aunque hoy en día el foco educativo se centra más en otras virtudes: desarrollar la capacidad crítica, la búsqueda y filtración de la abundante información disponible y el trabajo colaborativo, que permita al alumno llegar más lejos de lo que llegaría por sí solo.

Interactividad y mucho más

“La grandeza del momento en el que vivimos es que, gracias a los avances de la tecnología vamos a poder preparar a nuestros chicos mucho mejor que antes, porque esa preparación en habilidades y competencias de las que hablaba antes son absolutamente claves. Ya no se trata de decir en el currículo lo que sabes, sino demostrar lo que sabes con lo que dices que sabes”, enfatiza Carlos Alonso.

vexia portablet

Más allá de las posibilidades interactivas y participativas que añaden las nuevas tecnologías sobre los recursos educativos clásicos, Internet y el uso de dispositivos móviles “contribuyen a reducir la brecha digital en entornos desfavorecidos por su ubicación geográfica o situación socioeconómica, facilitando el acceso a una educación de calidad”, señalan desde Samsung, que consideran que, para los docentes, Internet supone además una potente herramienta de actualización continua de conocimientos y destrezas.

En resumen, el acceso a Internet en el entorno educativo es más versátil, ya que permite aprender en cualquier lugar y en cualquier momento, incluso desde cualquier dispositivo.

¿Quién pone las barreras?

Si, como vemos, para los niños resulta más motivante estudiar con contenidos audiovisuales e interactivos y las nuevas tecnologías añaden nuevos e interesantes beneficios en el modelo educativo, ¿qué barreras hay para una mayor presencia de estas nuevas tecnologías en las aulas?

Según reconoce el presidente de CEAPA, sigue existiendo una cierta reticencia por parte del sistema (incluyendo a la familia), que se sigue dejando llevar por la rutina y se resiste a abandonar el libro de papel.

i-am-a-student

Sin embargo, también es cierto que las familias y los profesores son conscientes de la necesidad de preparar a las nuevas generaciones para este nuevo entorno digital.  El estudio “Los padres ante la tecnología en el aula, elaborado por Ipsos para Samsung España, revela el alto grado de conocimiento e interés por parte de los padres españoles sobre el concepto de “mochila digital”. Para el 76% de los encuestados, su incorporación al sistema educativo aportaría, entre otras ventajas, una reducción del coste con respecto a la mochila tradicional. Desde el punto de vista del aprendizaje, un 89% de los padres encuestados consideran que la tecnología contribuye a adquirir conocimientos y habilidades más útiles en la sociedad actual.

Por eso, y aunque sigan existiendo muchas barreras para el cambio, poco a poco éstas se van derribando. Como sentencia el responsable de educación de HP, son cada vez menos los centros que no se están preparando para ello. “A nosotros nos gusta hablar de transformación, porque no se trata de incorporar tecnología dotando a cada alumno con un dispositivo, sino de hacer cambios profundos. Se trata de revisar el proyecto educativo del centro, acometer cambios de organización, creando equipos de liderazgo que sean capaces de acometer el proyecto, así como en la gestión de proyectos de innovación pedagógica”.

Equipamiento básico

Por último, hemos querido conocer cuál sería el equipamiento básico con el que deberían contar los alumnos. Pero lo primero es no perder de vista que tan importante es el dispositivo como las conexiones, la creación o el acceso a contenidos.

children-pc

“Estamos viendo que las aulas se están reinventando, empiezan a ser áreas funcionales, donde de verdad fomente el flujo de la creatividad, que exista la posibilidad de que los alumnos piensen, creen y, para esto, además de un dispositivo, es necesario tener otras herramientas”, explica Carlos Alonso, quien pone como ejemplo el proyecto de Reinvent the Classroon (RTC), una iniciativa conjunta con SMART, Microsoft e Intel.

El tablet parece que se impone entre las diferentes iniciativas, como el programa de digitalización de las aulas Samsung School. Pero además de estos dispositivos, también hay pizarras digitales interactivas y otro tipo de materiales (en ocasiones desarrollados por los propios profesores) para la formación de los alumnos.

Hablando de contenidos, los fabricantes de portátiles (como la mencionada HP) suelen incluir materiales como los de Toovari en los portátiles específicamente destinados a educación. Se trata de herramientas que se sirven de la gamificación para educar a los más pequeños de la casa.

Qué tener en cuenta a la hora de comprar

Aunque, como decimos, los fabricantes de sistemas suelen ofrecer productos específicos para los estudiantes, hay algunas características que no debemos perder de vista a la hora de adquirir este equipamiento.

computer-school

Así, la ligereza se convierte en una prestación a tener muy en cuenta, especialmente si el tablet o el portátil van a llevarse y traerse del centro de estudios a casa. Del mismo modo, la capacidad de las baterías, de manera que sean capaces de aguantar una jornada académica a pleno rendimiento sin necesidad de estar enchufados a la red es otro de los puntos que debemos tener en cuenta a la hora de adquirir este equipamiento.

Es bastante probable que se nos plantee la duda de qué equipo es mejor comprar: un tablet o un portátil. Si es nuestro caso, deberíamos echar un ojo a los denominados 2 en 1 o convertibles, un tipo de ordenador que conjuga las bondades de ambos mundos. Suele tener la potencia y las prestaciones de un portátil pero con la ligereza y comodidad de un tablet, al poder separar la pantalla táctil del teclado.

En Tecnología de Tú a Tú | Te ayudamos con la vuelta al cole: 11 consejos para comprar el ordenador a tu hijo

Imágenes / Pixabay