configurar portatil para jugar

Los equipos portátiles presentan muchas ventajas frente a los PC de sobremesa, como su ligereza y su delgadez, pero también hay que convivir con algunas limitaciones derivadas de dichas virtudes. Una de ellas es su menor rendimiento en la parte del procesador. Para la CPU encargada del procesamiento de propósito general, los avances de los últimos años han permitido que la experiencia de uso de los equipos sea lo suficientemente buena como para que no echemos de menos a un equipo más potente.

En la parte del procesamiento gráfico la situación ya no es tan favorable. El procesamiento gráfico es sumamente exigente y “meter”en las GPU (Graphic Processing Unit)  de los portátiles la potencia de procesamiento necesaria para mover un juego con fluidez y agilidad no es sencillo, ni siquiera a día de hoy.

¿Qué características tiene un equipo gaming?

Los cálculos gráficos implicados en el desarrollo de un juego implican a millones de píxeles que hay que “pintar” a razón de unos 30 fps como mínimo. Es decir, el procesador gráfico tiene que calcular lo que hay en todos los píxeles de la pantalla unas 30 veces por segundo para que el ojo perciba la acción de un modo fluido y sin “tirones”.  Estos cálculos implican tanto la geometría como los efectos de iluminación o desenfoque selectivo, así como los de suavizado de aristas o los de HDR o de 3D.

La resolución de la pantalla influye, desde luego: una pantalla 4K tiene más píxeles que una Full HD, por lo que se necesita más potencia de cálculo en la parte de la tarjeta gráfica. El nivel de detalle gráfico también importa: a más detalles, más calidad visual, aunque más detalle conlleva también que la tarjeta gráfica tiene que realizar más tareas para calcular efecto tales como el desenfoque selectivo de zonas de las imagen, efectos de partículas o efectos de iluminación.

El caso más extremo es el de las GPUs de NVIDIA de la nueva familia RTX, en las que es posible recrear efectos de iluminación de raytracing o trazado de rayos. Además, estas GPUs ya han llegado a los portátiles.

Tipos de juegos y fps

La percepción de fluidez varía de un tipo de juego a otro. No es lo mismo un Shooter 3D en primera persona como Far Cry o Metro Exodus que un juego MOBA como League of Legends 0 un Battle Royale como Fortnite. La acción en primera persona precisa de más frames por segundo que un MOBA o estrategia donde la acción se desarrolla desde un plano más alejado. Los videojuegos multijugador de campo de batalla en línea o MOBA (del inglés Multiplayer Online Battle Arena) son también conocidos como juegos de estrategia de acción en tiempo real (ARTS).

configurar portatil para jugar

En los 3D Shooter en primera persona se recomiendan incluso 60 fps (frame por segundo), mientras que, en los multijugador online y de estrategia, con entre 20 y 30 fps suele ser suficiente para tener una experiencia de juego suficiente. Los juegos de tipo Battle Royale, como Fortnite, y online con opción multijugador como los MOBA son especialmente exigentes, aunque no tanto en la parte gráfica como en la de calidad de la conexión de Internet. En cualquier caso, si tenemos una menor tasa de frames, percibiremos la acción de forma sesgada e incompleta, pero los juegos pensados para jugar online no suelen tener una carga gráfica extrema. Fortnite es una excepción, siendo un juego relativamente exigente a pesar de que se trata de un juego pensado para jugar en la red.

Hay que quedarse con la idea que, para juegos online, la carga gráfica sobre el procesador gráfico o GPU no es tan fuerte como en juegos tipo 3D Shooter, o los pensados para jugar en el PC, donde las GPUs dedicadas son proporcionalmente más potentes y económicas que las GPU dedicadas que se emplean en los equipos portátiles.

Equipos portátiles y tarjetas gráficas

Cuando compramos un portátil, la primera clasificación que podemos hacer es la que atañe a su procesador gráfico. Aquí encontramos equipos que solo llevan la GPU integrada en el procesador, generalmente y salvo contadas excepciones (de momento) de Intel. Y encontramos equipos que llevan una tarjeta gráfica independiente o dedicada, que suele ser, en el mundo de los laptops, de NVIDIA. Hay portátiles con procesadores AMD de tipo APU o de la familia Ryzen, aunque en este caso estamos ante gráficos integrados en la mayor parte de los casos. Su rendimiento es algo mayor que el de los gráficos integrados de Intel, pero no está a la altura de las GPUs discretas de NVIDIA.

configuracion portatil gaming

Dentro de los portátiles con tarjetas gráficas dedicadas, tenemos a las de las familias “MX” como las MX130 y MX150. Se trata de GPUs dedicadas con un rendimiento superior al de los gráficos Integrados de Intel y algo por encima de rendimiento de los gráficos integrados de los procesadores Ryzen de AMD. Estas GPUs integradas suelen estar en equipos de tipo ultraligero o convertibles ligeros y delgados.

Por encima tenemos los equipos con GPUs NVIDIA GTX 1050, 1060, 1070 con rendimientos que van de menos a más por ese orden. Después ya entramos en los equipos con las nuevas GPUs RTX de NVIDIA, RTX 2060, 2070 y 2080. Además de tener un mejor rendimiento gráfico, el precio de los portátiles suele estar asociado también a la calidad de las tarjetas gráficas. Así, los equipos con GPUs de más entidad entran dentro de la categoría de laptops para gaming. El “corte” los podemos poner en las GPUs 1060. Las GPUs 1050 están a medio camino entre las GPUs integradas y las GPUs más potentes.

Los equipos con GPUs GTX 1050 y 1050Ti no serían gaming puros, sino más bien equipos todo terreno que se desenvuelven bien en CPU y también en GPU, con diseños a medio camino entre los finos y ligeros y los gaming más pesados y gruesos y precios también en una horquilla.

configurar portatil para jugar

Las diferencias entre los modelos sin “Ti” y con “Ti” están básicamente en la cantidad de memoria de vídeo integrada o en algunos mega hercios de velocidad de reloj. A más memoria de vídeo, mejor rendimiento en juegos que usen texturas, por ejemplo (es decir, en todos, aunque algunos juegos usan mapas de texturas de más calidad y más grandes). Entre generaciones diferentes como las 1050 y las 1060, las diferencias son también de número de unidades de procesamiento gráfico, además de memoria de vídeo y velocidad de reloj.

Qué calidad puedo configurar según qué GPU tengo

Tras esta introducción, la pregunta es, cómo tengo que configurar los ajustes gráficos en los juegos para que la experiencia de juego en mi portátil sea fluida. En gaming tenemos diferentes opciones de juego por lo general: detalle ultra, detalle alto, detalle medio y detalle bajo. A medida que “bajamos” de detalle, descargamos a la GPU de trabajo y las tasas de frames subirán. Una tasa de frames fluida será a partir de 30 fps, con 60 fps como “punto dulce”. Para juegos MOBA o de estrategia RTS (Real Time Strategy), con entre 20 y 30 fps podremos jugar de un modo suficiente. En un 3D Shooter, 30 fps es lo mínimo. Ten en cuenta que hablamos de medias, por lo que para 30 fps puede haber escenas donde la tasa de frames sea de menos de 20 incluso.

Además, tenemos que tener en cuenta la resolución de la pantalla. Si jugamos a 4K, la exigencia será máxima para la GPU. A Full HD (1.080p) la exigencia es menor y en HD (720p) es aún menor. Eso sí, a menor resolución, la calidad de visualización es la más baja a la que debemos aspirar.

Los parámetros del juego que atañen a la calidad suelen ser los de las texturas, el suavizado de bordes o antialiasing, la generación de efectos como niebla, el nivel de detalle asociado a la distancia, etcétera. Así, los juegos pueden reducir el procesamiento en zonas de la escena que no estén en primer plano, asumiendo que la atención del jugador estará en los elementos gráficos más próximos a la acción. De todos modos, por lo general los juegos tienen la posibilidad de elegir entre detalle ultra, alto, medio o ajo, sin tener que andar ajustando parámetro a parámetro.

Un recurso excelente donde se pueden encontrar una referencia muy precisa de rendimiento gráfico en diferentes juegos es Notebook Check. Nosotros hemos filtrado las opciones correspondientes a las GPUs de portátiles y elegido tres juegos: Far Cry 5, Fortnite y Overwatch como representantes de juegos Shooter 3D, Battle Royale como juego multijugador.

configurar portatil para jugar

En rojo están la “experiencias” con tasas de frames no jugables. En naranja y amarillo están las jugables pero con “tirones” y en verde las que se pueden jugar, con verde claro para las suficientes y verde más oscuro para las óptimas. La calidad de las GPUs está ordenada también. Al principio por arriba están las más potentes y progresivamente descienden. Las MX150 están en el puesto 152 y para Far Cry 5, es jugable con matices solo con resolución HD y detalle bajo. Sin embargo, para Overwatch, es jugable incluso con detalle alto, aunque no en 4K. Para Fortnite, con 720p tenemos una buena jugabilidad, así como en 1080 con detalle bajo.

Las GTX 1050 están en el puesto 100. Las GTX 1060 están en el puesto 47 y las GTX 1070 en el puesto 27. A partir de ahí, prácticamente todo está en verde, incluyendo las resoluciones 4K y detalle ultra.

Puedes elegir tus propios juegos y filtrar también por otros tipos de GPUs. Es un recurso didáctico y útil a pesar de que esté en inglés (se entiende bastante bien, todo sea dicho).  Después, tendrás que buscar equipos portátiles dentro de las categorías que hemos definido en la introducción, con la GPU que creas que necesitas para el tipo de juego que quieres jugar, asó como teniendo en cuenta el presupuesto disponible, claro está.

A modo de resumen, la clave es tener en cuenta que no solo por el hecho de que un equipo tenga una GPU dedicada ya vamos a tener un re rendimiento gráfico espectacular. Y que las GPUs MX150 o las GTX 1050 o 1050 Ti son las que están en un punto más delicado. A partir de ahí, para equipos con pantallas Full HD la jugabilidad será ya correcta con niveles de detalle incluso medios.

 

Portátil Gaming Lenovo Legion Y720-15IKB, i7, 16 GB, 1 TB, GTX-1060 6

lenovo legion

Aprovecha los descuentos en la familia gaming de Lenovo, para llevarte un portátil como este, pensado para el juego, que cuenta con una configuración muy equilibrada y potente: procesador  Intel Core i7-7700HQ y tarjeta gráfica NVIDIA GTX 1060, con 6 GB de memoria dedicada y RAM de 16 GB.


boton compra

Portátil Gaming MSI GT63 Titan 8SG-016ES, i7

configurar portatil para jugar

Si vamos a equipos con pantallas 4K,  como este de MSI tendremos que ir a por GPUs GTX 1070 o las nuevas RTX 2070 o 2080, con precios que ya se ubican en la zona muy premium, pero con rendimientos a la altura de ese precio.


boton compra

Portátil gaming Asus ROG Strix SCAR II RTX 2060

asus

De grandes dimensiones, su pantalla Full HD tiene un tamaño de 17,3 pulgadas, por lo que básicamente puede hacer las veces de un equipo de sobremesa. Posee un procesador Core i7, 16 GB de RAM y una tarjeta RTX 2060 con 6 GB de memoria dedicada.


boton compra

Portátil Gaming Acer Nitro 5, i7, 8 GB, 16 GB Optaneconfigurar portatil para jugar

Con la tarjeta gráfica NVIDIA GeForce GTX 1060, está preparado para disfrutar de juegos y vídeos de forma rápida y fluida con procesadores Intel Core i7 de 7.ª generación.


boton compra


Etiquetas: ,