Sin lugar a dudas, hoy en día el ordenador se ha convertido en una herramienta indispensable para el trabajo y para nuestro día a día en casa: navegar por Internet, comprar online, reservar billetes y estancias y, sobre todo, archivar todo nuestro contenido multimedia o visitar nuestras redes sociales son solo algunas de las “tareas” para las que utilizamos nuestro tan apreciado ordenador.

Pero, como muchos sabemos, las máquinas van envejeciendo y lo vamos notando en pequeños “achaques” que sufren y que nos van dificultando estas labores. La pregunta clave es ¿cómo saber cuándo el ordenador está en las últimas y debo sustituirlo por otro nuevo y flamante? Veamos las cinco señales indiscutibles de que tu ordenador ya no está para muchos trotes.

No puedes instalar el último sistema operativo

slow computer

Ahora que acaba de terminar el plazo para actualizar a Windows 10, muchos han sido los usuarios que, al intentarlo, han podido comprobar que su fiel ordenador no aguanta la última versión del sistema operativo de Microsoft (o de Apple, da igual)

Si las especificaciones de hardware de nuestro ordenador no son suficientes para renovar el S.O., podemos estar bastante seguros de que nuestra computadora está desfasada. Tal vez podamos “ir tirando” con la versión antigua, pero llegará un momento en el que los programas que utilizamos habitualmente nos “obliguen” a instalarlo, porque las novedades que trae todo el software nos hará ser más eficientes y competitivos.

Además, si no podemos instalar el último sistema operativo, seremos más vulnerables al malware o los virus, dejando abiertos importantes agujeros de seguridad.

No puedes usar las últimas aplicaciones y juegos

slow computer

Ya utilices el ordenador como herramienta profesional, o ya seas un ávido gamer, necesitarás que el software de tu ordenador esté a la última. El último Photoshop, la última versión del GTA, etc. requerirán más GB de RAM o una tarjeta gráfica más potente… y tal vez nuestra placa base no lo soporte.

Todo funciona lentamente

Recordad esa primera semana cuando estrenamos el ordenador ¡qué rápido iba todo! ¡Qué poco tardaba en cargar o en empezar! Poco a poco iremos notando que esa velocidad cambia en desesperante lentitud y que, desde que conectamos el ordenador hasta que se enciende realmente y está operativo, podemos ir a hacernos un café… e incluso a tomárnoslo con una gran porción de tarta mientras vemos un capítulo de nuestra serie favorita. Cuando regresemos, tal vez podamos trabajar con el ordenador.

Las cinco señales de que debes comprar un ordenador nuevo

Como nos pasa a los humanos, si el ordenador tarda en “moverse”, es señal inequívoca de que está en la tercera edad y debe jubilarse. Si no podemos trabajar en condiciones, lo más adecuado es que decidamos invertir en un nuevo ordenador. Ahorraremos en tiempo y en quebraderos de cabeza.

No tienes espacio

De acuerdo, todos llenamos nuestros discos duros de fotos, música y vídeos, sobre todo. Pero si después del aviso de “no hay espacio suficiente”, quitamos todo esto y lo pasamos a un disco externo y, aún así, nos sigue apareciendo el mismo terrorífico mensajito, tal vez sea debido a que el disco duro era de un tamaño ideal… cuando lo compraste.

Las cinco señales de que debes comprar un ordenador nuevo

Existen soluciones como cambiarle el disco duro, por supuesto, pero notarás que es una solución temporal y que, además, tendrás el contratiempo de transferir tanto el S.O. como los programas que tienes instalados. En fin, tardaremos menos comprando un ordenador nuevo.

Hace mucho ruido

En mi caso, este es uno de los peores síntomas que puede tener mi viejo ordenador de sobremesa. He abierto la caja, he limpiado concienzudamente todo el interior, con especial cuidado en los ventiladores, pero nada. Mi ordenador “respira” con dificultad con tan solo abrir el navegador de internet.

slow computer

No solo eso, también podremos escuchar el ruido del disco duro cuando buscamos información. Todos estos ruidos que oímos en las labores cotidianas (y no solo en las realmente potentes como cuando editamos vídeo) son síntomas de que el ordenador funciona demasiado forzado en estas tareas relativamente sencillas como abrir un procesador de textos o navegar por internet.

Pasas más tiempo arreglándolo que utilizándolo

Si el ordenador está más tiempo en el “taller” (o en las manos del amigo-familiar informático) que en casa, es claramente el momento adecuado para cambiar de máquina. Habrá que sopesar si te merece la pena volverlo a llevar a reparar.

slow computer

Estas son las principales señales de que es hora de cambiar de ordenador. No tienen que darse todas a la vez (en ese caso ¡no lo dudes!), pero seguro que coinciden varias de ellas. No es cuestión de obsolescencia programada, es la propia tecnología que avanza muy deprisa, dejando anticuado hardware que hace poco tiempo era lo último en su categoría.

Imágenes | Microsoft, Pexels, Pixabay.


Etiquetas: ,