Parece mentira que estemos hablando de la segunda consola más vendida de esta generación de consolas de sobremesa. Y es que ya hace casi tres años que salió al mercado una consola muy poderosa técnicamente (sus tres nucleos la hacen superior a Wii pero inferior a los siete núcleos de PS3) pero que según se desvela ahora, lo hizo con una probabilidad de salir defectuosa de casi un 70%, que se dice pronto.

Y es que Microsoft, que desperdició el gran pastel de la anterior generación de consolas, totalmente dominado por Sony con la Playstation2, no quería que esta vez le ocurriese lo mismo, y sacó deprisa y corriendo al mercado una consola muy buena sobre el papel, pero que sufría de calentamientos excesivos que hacían que sus chips se desprendiesen de la placa. Pero la guerra es la guerra, mucho dinero de por medio, y los usuarios fueron los sufridores directos de la precipitación del gigante del monopolio.

Esta información de consolas defectuosas en un 68% procede de Dean Takahashi, de Venture Beat, que asegura tener contactos en Microsoft que lo corroboran. Y es que el famoso problema de las tres luces rojas, se hizo famoso en el mundo entero de los videojuegos. Y una vez que las tres luces rojas rodeaban el botón de encendido de XBOX360 ya no había vuelta atrás.

De hecho, no hay más que ver la de revisiones que ha sufrido la consola, con sus múltiples placas a lo largo de estos tres años y de los disipadores y ventiladores que incluía en su interior para poder evitar los sobrecalentamientos. Microsoft llegó a aumentar el periodo de garantía tras reconocer el evidente incidente habitual.

Recordemos que en el caso de Wii y Playstation 3 la tasa de consolas defectuosas apenas llega al 1%. Parece ser que a día de hoy se ha reducido la tasa hasta un 16%, algo a todas luces excesivo para un producto de venta masiva al público, pero claro, después de Windows y sus pantallazos azules sempiternos, no podíamos esperar menos de su consola.


Etiquetas: , ,