Las cortes venezolanas han aprobado una polémica ley sobre videojuegos violentos que dará mucho que hablar entre los desarrolladores de videojuegos, ya que convierte en criminales a los responsables de la venta y distribución de videojuegos que sean considerados violentos y armas simuladas para niños.

José Albornoz es el primer propulsor de esta ley, y ha argumentado que no existía hasta ese momento control sobre las armas de juguetes que sean susceptibles de ser husadas por malhechores. Según sus propias palabras “la violencia es problema estructural y se entiende que los elementos clave en los que se sustenta la sociedad son la Iglesia, la educación y la familia” Esta norma con rango de Ley entrará en vigor tres meses después de su publicación en el equivalente al BOE en Venezuela,.

Los comerciantes y propietarios tendrán ese trimestre para eliminar de sus estantes y almacenes el material violento. El mayor problema que presenta una ley así es el choque con un derecho fundamental como la libertad de expresión, y el derecho de elegir de un adulto, aunque sean contenidos no recomendados por un comité de ética.


Etiquetas: