Una de las críticas que más se oye hacia el videojuego es su falta de madurez a la hora de plantear temas más maduros y adultos. Si bien es cierto que hay cuestiones que son difíciles de plantear dentro de un género, hay títulos que demuestran que, efectivamente, el videojuego es un medio en el que se plasman cuestiones como las relaciones de pareja, el matrimonio y otro tipo de inquietudes relacionadas con los sentimientos.

El mejor, y más reciente, ejemplo lo encontramos en Catherine. Un título de ATLUS desarrollado para PlayStation 3 y Xbox 360. Esta compañía, de origen japonés, siempre se ha caracterizado por crear juegos de nicho para los amantes del rol japonés así como otros títulos singulares como Trauma Center. Sin embargo, con Catherine viene a demostrarnos que, manteniendo su estilo, es capaz de acercarse a un público más amplio con una aventura única.

Bienvenidos a la vida de Vincent Brooks, un hombre de 32 años con una existencia completamente normal: tiene trabajo y una novia estupenda: Katherine. Una relación convencional de pareja hasta que todo se complica: ella quiere casarse. El miedo al compromiso empieza a invadir a nuestro protagonista y sus temores se reflejan en sus pesadillas. Son precisamente estos momentos, los sueños de Vincent, donde transcurrirá la acción del juego.

Todo esto se complica cuando en la vida de él aparece Catherine. Una atractiva veinteañera que seduce a Vincent para tener una aventura y ser infiel a Katherine. Es en este momento donde las pesadillas de nuestro protagonista se acentúan. El juego, de este modo, se divide en dos espacios según la hora del día. Por la mañana interactuaremos con los diferentes personajes que componen la trama, mientras que por la noche intentaremos sobrevivir a nuestras propias pesadillas.

En este último momento, en los sueños, nos encontraremos con diferentes fases planteadas como un juego de plataformas. Tendremos que escalar una montaña formada de cubos, los cuales tendremos que mover para llegar hasta la cima sin morir en el intento. Además de este tipo de pantallas, también tendremos jefes finales donde de nuevo se pondrá a prueba nuestra habilidad e inteligencia.

La historia también está teñida con ligeros toques de erotismo. Nada explícito, como se le presupone, sino pequeñas pinceladas de sensualidad que subrayan algunos temas como el sexo. Las escenas están muy bien medidas y Catherine demuestra que se puede plasmar este tema sin caer en los típicos clichés.

En definitiva, una aventura divertida y diferente a lo que hemos visto hasta la fecha. Atlus ha sabido crear un juego entretenido que trata temas difíciles de convertir en mecánicas de juego. Si estás buscando un título único y ya estás harto de tantos disparos, juegos deportivos y acción os recomendamos que le deis una oportunidad a Catherine. Independientemente de si sois hombres o mujeres; seguro que disfrutáis con las desventuras de Vincent Brooks.

Para más información sobre disponibilidad y precio de Catherine haz click aquí.

Más información | Logros y trofeos de Catherine


Etiquetas: ,