Como ya se mencionó en esta web, Windows XP dejaría de conceder licencias desde el 31 de Enero de 2009. Esa era la fecha límite que puso Microsoft, pero ahora ha comunicado que la va a extender hasta el 30 de Mayo de 2009, permitiendo que los fabricantes puedan adquirir licencias OEM para distribuir con sus equipos nuevos.

La presión que ejercen estos sobre Microsoft ha dado sus frutos, puesto que todos se resisten a adoptar Windows Vista, viendo lo efímero que va a ser su paso ante la inminente llegada de Windows 7. El análisis actual refleja que todos los usuarios y fabricantes prefieren mantener un sistema sólido como Windows XP hasta que Windows salga al mercado y se haga una migración directa saltando el paso intermedio natural impuesto por Microsoft con el fallido comercialmente Windows Vista.

El mero hecho del clamor de los fabricantes por permitir vender sus ordenadores con Windows Vista “Dowgradeable” a XP refleja una cruda y dura realidad.

De esta manera Microsoft permite que todas las licencias adquiridas antes del 31 de Enero puedan ser distribuidas hasta el 30 de Mayo, para entonces ya existirán betas muy estables de Windows 7 y para finales de año es muy probable que se vea comercilamente en los PC y comercios especializados.


Etiquetas: