Hace un mes aproximadamente, se hizo saber que Microsoft distribuiría su nuevo Windows en Europa sin ningún navegador preinstalado, acatando de esta forma el dictado antimonopolio de la Comunidad Europea que les obliga a no introducir de serie exclusivamente Internet Explorer como navegador.

En aquel momento, como medida de presión, Microsoft se negó a dar opción a instalar otros navegadores en la configuración inicial de Windows. Pero, además dijeron que no se podría actualizar desde Windows Vista a Windows 7 por ese mismo motivo, ya que Explorer es el motor de Windows aparte de ser el navegador de internet, y al desmembrarlo de Windows 7 en su distribución, sería imposible adaptar Vista evolutivamente hablando, ya que Vista tiene extrema dependencia de Explorer.

Finalmente, en una medida más sensata, parece que Microsoft accederá a dar la opción de instalar un navegador en la configuración de Windows 7 por primera vez, haciendo uso típico de la opción mediante pestaña preseleccionada de instalar Explorer y si se leen las ventanas (cosa que muchos usuarios no suelen hacer en los procesos de instalación de Windows) poder optar a montar otro navegador de serie. Una decisión a aplaudir que evitará que Europa sea una vez más, un mercado maltratado en términos de tecnología depués de Oriente y EEUU (más allá del maltrato por el cambio 1$ = 1€ en el precio de los productos).