La última versión de la suite ofimática por excelencia, Microsoft Office 2007, no podrá seguir vendiéndose tal como la conocemos ahora en territorio estadounidense. La problemática reside en una violación sobre la patente de XML que tiene registrada la empresa “i4i” y que afecta de forma directa a Microsoft Word.

Debido a este conflicto legal, en agosto un juez dictaminó que no podría seguir vendiéndose Office 2007 en Estados Unidos. Microsoft apeló la decisión judicial y consiguió ganar tiempo para poder remodelar su actual distribución de Office, tiempo que apremia puesto que a partir del 11 de Enero de 2010 deberá de vender una versión remozada de Office 2007 en la que no se viole la patente de XML mentada.

Este incidente no afectará a los actuales poseedores de Microsoft Office 2007 al no tener carácter retroactivo, ni a la beta actual de Microsoft Office 2010 que ya tiene solventado ese detalle legal.

De esta forma Microsoft consigue cerrar un peligroso frente de batalla en EEUU, que unido al frente de las demandas antimonopolio por los navegadores de internet en Europa le estaba dando demasiados quebraderos de cabeza al imperio creado por Bill Gates, pero que han solventado con eficacia durante este año.