Durante la última semana hemos visto inundados los telediarios con la promoción que ha hecho en España Microsoft haciendo uso de la similitud existente entre el nombre del pueblo asturiano de Sietes (con apenas 40 habitantes) y su nuevo sistema operativo que sale a la venta el 22 de octubre.

Esto forma parte de la extravagante campaña publicitaria que también incluye las llamadas fiestas de Windows 7 que se celebran a lo largo del mundo, consistentes en que si eres uno de los agraciados que se apuntó a ellas en su momento, gozarás de una copia de Windows 7 antes de su lanzamiento junto con el llamado Windows Party Pack, que son una serie de extras como los siguientes:

– Una baraja de cartas Windows 7.

– Un puzzle de Windows 7 – Un póster de Windows 7.

– Bolsas con el logo. Además, si el afortunado residía en los Estados Unidos, recibirá globos, elementos decorativos y objetos para adornar la casa para celebrar una fiesta auténtica.

La idea de Microsoft es que estos afortunados inviten a sus conocidos y amigos para dar a conocer las virtudes de Windows 7.

En resumidas cuentas, Microsoft está haciendo imagen de su marca, y muy buena. Este pack ha sido desvelado a nivel mundial por un usuario que vivía en las islas Caimán, justo casi el único lugar del mundo que Microsoft no contemplaba en us promoción de fiestas de Windows 7, tras un mail quejándose amargamente por esa marginación pasiva sufrida consiguió que, sin pedirlo, Microsoft le enviara un Windows 7 Party Pack exclusivamente para él sin sorteos, todo un detalle. Sólo quedan 9 días.