Sala de espera repleta de gente. Comida en un restaurante donde no cabe un alfiler. Niños que no saben quedarse quietos. Padres que, ante el temor de que sus vástagos molesten a los demás, sacan su móvil más rápidos que un cowboy su arma en el Viejo Oeste para ofrecérselo a sus hijos y que se queden tranquilos mientras ven unos vídeos en YouTube. ¿Le suena?

Lo maravilloso, además, de esta aplicación es que, si no gusta el vídeo que se está viendo o cuando éste se acaba, basta dar un toquecito con el dedo para que se inicie una nueva reproducción. Y de ésta, a otra. Incluso a una de las sugerencias que nos ofrece la propia YouTube.

Pero, ¿es YouTube algo apropiado para los niños?

Los algoritmos también se equivocan

Los dibujos animados no siempre son para los más pequeños de la casa: desde series como South Park o Los Simpson hasta contenidos en manga o famosos doblajes pasando por creaciones propias de Internet que muestran de todo menos contenido apropiado para menores.

Errar es de humanos y las máquinas y los algoritmos que rigen tecnología como la que está detrás de YouTube también fallan. Por eso, de vez en cuando nos encontramos con noticias que nos vienen a recordar que la supervisión de los contenidos que ven los niños por parte de los adultos es algo que no debemos dejar de hacer.

Ni siquiera YouTube Kids, la aplicación específica para niños, está libre de estas polémicas, aunque bien es cierto que aquí los contenidos sí parecen estar más filtrados.

Fútbol es fútbol

Sin embargo, YouTube Kids solo se nutre de programas infantiles, por lo que hay padres que no encuentran en este canal los contenidos que demandan sus hijos. “Mi hijo es un fanático del fútbol, así que lo que pide ver son resúmenes de partidos, recopilación de mejores jugadas…”, nos cuenta Elena.

“El problema es que, a veces, en los vídeos sugeridos aparecen vídeos supuestamente relacionados pero que poco tienen que ver con el fútbol: chicas explosivas, las novias más guapas de los jugadores…”, nos cuenta Elena, quien reconoce que supervisa que los vídeos que visiona su hijo son apropiados para su edad.

Mi hijo es YouTuber

Sin embargo, hay muchos padres que sí consideran que YouTube es una herramienta como cualquier otra indicada para hijos.

“YouTube puede ser una herramienta adecuada para niños, ¡claro que sí! El volumen de información y entretenimiento de calidad que hay en YouTube es espectacular y está puesto de manera que llama la atención de los niños. Los niños pueden aprender o saciar su curiosidad y dar rienda suelta a su creatividad e imaginación con vídeos de YouTube”, explica Laura, cuyo hijo no solo tiene su propio canal en la red social, sino que ha aprendido más sobre el espacio o el cuerpo humano, para aprender técnicas de dibujo, para saber más sobre películas que le gustan o descubrir más de su música favorita… “Es como una gran enciclopedia mezclada con entretenimiento en un formato que a los niños les llama la atención y motiva mucho más”.

hijo youtuber

Pero, ¿debemos dejar que los niños usen YouTube solo para consumo o también para creación de su propio contenido como un youtuber? “¿Animarías a tu hijo a dibujar y producir su propio cómic, por ejemplo, o sólo le permitirías leer cómics pero nunca crearlos? La respuesta es evidente, ¿no? Pues con YouTube pasa exactamente lo mismo”, pone como ejemplo esta madre, que recuerda que la idea de que su hijo tuviera su propio canal fue del menor.

Las ventajas, para Laura, son muchas. El mayor problema es que hay tanto contenido que también lo hay de mala calidad o no apta para niños. “Pero no cambiaría YouTube en sí, porque al final no deja de ser una plataforma, un escenario donde mostramos lo mejor y lo peor de cada casa. Pero hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de dar acceso a nuestros hijos a esta plataforma. Ni YouTube es el demonio ni es una perfecta canguro en la que confiar plenamente”, sentencia.

Tecnología sí, pero con cabeza

No es la única que piensa así. De hecho, el juez de menores Emilio Calatayud ha expuesto en varias ocasiones el peligro de dejar a los niños solos con un dispositivo tecnológico con conexión a todo tipo de redes y acceso a todo tipo de contenidos. “Son muchos los padres les dan a sus hijos estos instrumentos para que les dejen tranquilos sin entender que son instrumentos muy peligrosos para cometer actos delictivos, como amenazas, chantajes, coacciones o bullying, y muy peligrosos para ser víctima”, asegura.

Por eso, Laura entiende que es un error utilizar esta herramienta como una niñera. “En YouTube la cantidad de canales y vídeos es inmensa y el proceso de control y filtrado es un poco más complicado, pero con educación y comunicación, se consigue todo. Al final el error es usar YouTube o la tele como canguro. Los que educamos somos los padres, no YouTube, pero YouTube puede ser una valiosa herramienta”.

Plataforma YouTube para niños

Es decir, que no se trata tanto de un problema puntual de YouTube como del uso que se hace de la tecnología en sí. Estas herramientas no son buenas o malas per se, sino que el uso que damos a las mismas es lo que acaba pervirtiendo su empleo y sus bondades.

De hecho, no es la primera vez que salen a la luz las voces de expertos que reclaman que se exponga menos a los niños ante el uso constante de las pantallas, por las posibles consecuencias que éstas pueden tener en su desarrollo, tanto físico como emocional e intelectual.

Desde la óptica infantil

Vídeos para niños

Por eso, esta madre considera que quizás el error es analizar YouTube desde la perspectiva adulta y dejarte llevar por el mal contenido en vez de fijarte en todo lo bueno que tiene. “Cuando dejas que un niño tenga acceso a YouTube, te das cuenta de que lo usan para todo. Cualquier problema o duda o pregunta que tienen, buscan la respuesta en YouTube. Es casi como su Google”.

Así, esta madre recuerda que su  hijo pasó por una época en la que leía una serie de cuentos llamada Horrid Henry. “Un día le vi en el canal oficial del ilustrador de los libros (él sabía el nombre, yo ni siquiera) con YouTube en el iPad a un lado y una hoja al otro, siguiendo las indicaciones para ilustrar correctamente ese personaje… ¡y cómo lo aprendió!”, rememora.

“También pasó por una fase Spiderman, le interesaban mucho las películas… así que vio muchos vídeos de reseñas de las películas, se aprendió los nombres de todos los actores y al final llegó a su propia conclusión de cuál era su actor favorito y por qué. Y ahora también usa YouTube como canal de música, porque escuchar música le gusta muchísimo, pero verla ya es lo máximo. Se hace sus propias listas musicales y ve los vídeos de sus grupos favoritos. YouTube mezcla conocimiento con entretenimiento y eso hay que valorarlo mucho”.

En Tecnología de tú a tú|  ¿Eres youtuber? Este es el equipo que necesitas para triunfar en YouTube

Imágenes| Unsplash Hal Gatewood,  Igor Starkov


Etiquetas: